La policía lanzó bombas y chibolas para replegar a manifestantes
Julio López / Onda Local

Policía Orteguista reprime en Managua, Matagalpa y Masaya

Compartir:

Decenas de nicaragüenses realizaron piquetes exprés en varios puntos de Managua, Matagalpa y Masaya debido a que la Policía Orteguista (PO), se tomó la ruta de la movilización “Somos universitarios, no delincuentes”, en conmemoración del 23 de julio, Día del Estudiante Nicaragüense.     

El 24 de julio de 2019, la PO emitió una resolución donde negó el permiso para la realización de la marcha, bajo el argumento que dicha actividad afectaba la libre movilización de personas y vehículos. A pesar de que las firmas eran ilegibles, la Policía señaló algunas de las personas que tramitaron el permiso poseen antecedentes penales por consumo y expendio de droga.

“Somos estudiantes, no somos delincuentes. La marcha va”, fue la repuesta del grupo de estudiantes que solicitó el permiso. Como se esperaba, la Policía sitió la ruta de la marcha y realizó patrullaje en diversos puntos de Managua.

En el sector de Café Las Flores, carretera a Masaya, un grupo de personas, entre ellas feministas, realizaron un piquete exprés. Agitaban una bandera azul y blanco gigante y llamaban al pueblo a unirse. Minutos después, patrullas policiales, con sirenas ensordecedoras, llegaron al lugar, bajaron de las camionetas y se colocaron en posición de ataque. La ciudadanía agitando banderas, pañuelos y gritando consignas. Pronto, las fuerzas antimotines se vinieron encima, tiraron una bomba para replegar a quienes se manifestaban.

                            

Del otro lado de la calle, paramilitares secuestraban a manifestantes y les robaban sus celulares, a vista de la Policía. Los motorizados afines al régimen Ortega-Murillo también se hicieron presentes para tomar foto.

Además de bombas, la Policía Orteguista lanzó piedras, balines y chibolas, para dispersar a quienes protestaban.

En Masaya, el sacerdote Edwin Román, informó que alrededor de cien personas, incluyendo excarceladas, permanecían resguardadas en la parroquia San Miguel, ya que agentes antidisturbios rodearon y asediaron el templo. Posteriormente, lograron salir.

“Estamos rodeados por turbas y policías en la iglesia San Miguel de Masaya. Ya se llevaron a tres muchachos y hubo un pequeño enfrentamiento de turbas y nuestra gente”, denunció el excarcelado político, Cristhian Fajardo.

Mientras tanto, en Matagalpa, la Catedral fue rodeada por una veintena de policías con armas de guerra y decenas de personas afines al gobierno, algunos con arma corta entre sus ropas, informó el periodista Sergio Simpson, quien casi fue agredido.  

Simpson agregó que Jordy Estrada, periodista de radio Vos, filmaba con su celular y transmitía en directo, un poco antes de la una de la tarde, en la planicie del atrio, cuando una mujer joven le arrebató el celular y lo lanzó hacia la esquina suroeste, donde en la parte baja se encontraba un grupo de personas bajo un toldo colocado para protegerlos del sol.

“Por instinto, el periodista va tras su equipo de trabajo en el suelo, pero varios hombres le salen al paso y lo golpean. Jordy corre para ingresar a la iglesia hasta donde siguen golpeándolo”, detalló Sergio Simpson.

La periodista Emma Amador denunció que fue secuestrada por la Policía, en el sector del Grupo CALSA, y la fueron a tirar por la gasolinera Puma de la Rotonda El Periodista. Añadió que le robaron dos celulares y su cámara de video. “Se negaron a devolvérmelos y me mandaron a interponer denuncia a Auxilio Judicial si me sentía agraviada”, denunció.  

Las reacciones

Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, rechazó la represión contra los manifestantes y exigió a Daniel Ortega que detenga, de una vez por todas, la constante represión contra la población que ejerce su derecho a la libertad de expresión y reunión. Señaló que la comunidad internacional debe utilizar todos los mecanismos disponibles para urgir a las autoridades nicaragüenses el cese a la represión.

Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) publicó en su cuenta de Twitter que “para normalizar el proceso político en #Nicaragua es esencial el más pleno respeto de derechos políticos fundamentales como la libertad de expresión, reunión, asociación y derecho de protesta y el cese de la represión”.

 

En tanto, la Comisión Interamericana de derechos Humanos, hizo un llamado al Estado de #Nicaragua a respetar el derecho a la protesta social, una de las formas de ejercer el derecho de reunión y de libertad de expresión.

El Estado debe asegurar el derecho a la manifestación sin represalias, manifestó la CIDH.

La represión policial lo que demuestra es que Ortega está aterrorizado, por eso militariza las calles, porque es lo único que lo mantiene, apuntó Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), una de las nueve organizaciones las que la dictadura Ortega-Murillo, le canceló la personería jurídica.

                              

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa