La dictadura Ortega-Murillo dijo que la propuesta fue presentada en la Mesa de Negociación, pero fue rechazada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia

Personas exiliadas desconfían del plan de retorno voluntario y asistido de la dictadura Ortega-Murillo

Compartir:

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua informó mediante un comunicado la aprobación e implementación de un programa para el retorno “voluntario asistido de los nicaragüenses (exiliados) que salieron del país” debido a la represión, persecución y criminalización de las protestas por parte de la dictadura Ortega-Murillo.

La delegación de la dictadura Ortega-Murillo presentó la mencionada propuesta en la mesa de negociación, el pasado 10 de abril, pero fue objetada por los negociadores de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD). Aun así, la dictadura decidió unilateralmente la aprobación e implementación de ese programa para “garantizar” el retorno “voluntario asistido” de las personas exiliadas.

Según el comunicado garantizarán que sean recibidos “con fraternidad, cordialidad y solidaridad”.

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua informó que el Programa cuenta con el apoyo y asistencia técnica de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), quien solicitará la cooperación de la Comunidad Internacional.

El anuncio de la dictadura Ortega-Murillo ocurre aun cuando no ha cumplido ni un punto de lo acordado con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

La líder del Movimiento Campesino Anticanal, Francisca Ramírez, exiliada en Costa Rica, al conocer el comunicado de la dictadura Ortega-Murillo dijo que no hay condiciones para un retorno seguro de las y los exiliados y solicitó una reunión a la OIM para que conozcan sus demandas.

Ramírez aseguró que Daniel Ortega no ha dado ninguna muestra de buena voluntad, lo cual se ejemplifica en que no ha cumplido con la libertad total y sin condiciones de los presos políticos, no ha permitido el retorno de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), no ha desarmado a los paramilitares, no hay libertad de prensa ni libertad de movilización.  

“Cuando Daniel Ortega garantice el regreso de la CIDH; libertad total para los presos políticos, el desarme de los paramilitares y haya movilización libre del pueblo de Nicaragua; entonces podremos decir que tenemos garantías, pero mientras tanto no creemos en papeles firmados”, manifestó Ramírez.

Por su parte, la Unidad Nacional Azul y Blanco en Costa Rica, aseguró que la principal aspiración de decenas de miles de nicaragüenses obligados a salir del país por la represión, violencia, acoso, restricción de derechos y libertades, es regresar a Nicaragua. Sin embargo, los acuerdos hasta ahora firmados por el régimen Ortega-Murillo, a quien la UNAB responsabiliza por la violencia y persecución, ante la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y los garantes internacionales, José Rosadilla, representante del Secretario General de la OEA y el Nuncio Apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar los días 27 y 29 de marzo consistente en la liberación de las y los presos políticos y el restablecimiento de las garantías ciudadanas, aún esperan ser cumplidos por parte del Gobierno.

Agrega que el pronunciamiento dado a conocer hoy 15 de abril por la dictadura Ortega-Murillo acerca de un “Programa sobre el Retorno Voluntario Asistido de los Nicaragüenses que salieron del país en el contexto de los hechos acaecidos a raíz de abril de 2018” no plantea nada con relación a las condiciones básicas indispensables para dicho proceso como son el reconocimiento de las libertades y derechos individuales y colectivos, el desarme de las fuerzas paramilitares, la liberación total de las y los presos politicos y la justicia para las familias de los asesinados.

Dicho pronunciamiento tampoco menciona los mecanismos que se utilizarán para garantizar la seguridad de quienes se acojan a dicho programa, agrega la UNAB CR.

Además, consideran que el compromiso del régimen de Ortega y Murillo con la seguridad, la vida y las libertades de las y los ciudadanos es inexistente y el pronunciamiento no incluye ninguna medida concreta que garantice la integridad de las personas. Por ello, acogerse a dicho Programa es ponerse en riesgo frente al gobierno dictatorial y a las fuerzas paramilitares.

La UNAB considera que la propuesta del régimen “no es más que un discurso vacío orientado a confundir y distraer a la población y a la comunidad internacional y alertó a la ciudadanía para que no se dejen engañar por los cantos de sirena del régimen.

La UNAB CR hizo un llamado a la OIM para que en lugar de “acompañar este programa descabellado, invierta esfuerzos reales en el acompañamiento y apoyo de la población nicaragüense que requiere de ayuda humanitaria urgente, especialmente en Costa Rica”

La UNAB repudió esta nueva maniobra del régimen porque trata de confundir y dividir al pueblo nicaragüense y exigió que se cumplan los acuerdos de la liberación total de las y los presos políticos y el respeto irrestricto a las garantías y derechos constitucionales.

Foto de portada: El 19 Digital 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa