Ortega entrega “Un paquete más grande” para CHN

Compartir:

Cristopher Mendoza Jirón y Duyerling Ríos

Daniel Ortega, compareció este viernes junto a representante de las empresas de origen brasileño Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), Queiroz Galvão y Eletrobras, para anunciar la creación de un "plan" para el cumplimiento definitivo "del sueño de Tumarín".

Ortega, negó haber escogido el día, en que se cumplen treintiséis años del Asalto al Palacio Nacional (1978), y destacó que sólo “se dio” la oportunidad para anunciar que se retoma la construcción del Proyecto Hidroeléctrico de Tumarín para el primer trimestre del 2015. 

Según lo expresado, el proyecto empezaría a operar en el 2019 y estaría generando el 21% de la demanda nacional de energía. A su vez se anunció que el proyecto estaría generando más de cinco mil empleos directos, “beneficiando a cinco mil familias, a promedio de seis, para unas treinta mil personas beneficiándose directamente”.

Haciendo referencia al retraso de cinco años que lleva CHN en la ejecución de dicho proyecto, Ortega llamó “escépticos” y “maldosos” a todas aquellas personas que piensan que se trata de “un sueño más, es una locura más y que no hay nada del tal proyecto de Tumarín”. Uno de esos escépticos y maldosos, es el asesor presidencial en asuntos económicos Bayardo Arce, quien al menos hasta el dieciocho de julio de este año, en entrevista para Canal 12, se mostraba irritado por los retrasos del proyecto: 

“Yo veo ya a Tumarín casi como un divieso. Ideay, tenés 253 megavatios que nunca arrancan. Hay una cantidad de proyectos hidroeléctricos ahí mismo, menores, pero que entre todos sumados, pues te pueden sustituir eso. Yo me he entrevistado con empresas grandes, inversionistas que están dispuestos con nosotros… si Brasil no lo hace, mañana iniciamos nosotros…” afirmó Arce.

No obstante, durante su comparecencia, Ortega aseguró que Tumarín es un proyecto en el que ya se han dado pasos importantes, con la realización de estudios y donde hay un proceso de negociación de pago las propiedades a pobladores de la zona afectada.

Francisco Delgadillo, representante legal del Movimiento de Productores y Pobladores de Apawas, confirmó que la empresa ejecutora del proyecto se acercó en los últimos días para informarles que en el mes de septiembre estarían atendiendo sus demandas de pago por propiedades. Según Delgadillo, el movimiento espera que no se trate de un nuevo acuerdo que luego será incumplido.

“Se inquietan a medida que pasa el tiempo porque no se ha logrado concretar la compra de las propiedades, pero es que también no se logra finiquitar aquí todos los acuerdos” mencionó Ortega en justificación por los incumplimientos de los compromisos adquiridos por la empresa ejecutora con la ciudadanía de Apawás.

A juicio de Francisco Delgadillo, eso acuerdos que no se logran finiquitar, no son más que las negociaciones entre el gobierno y los brasileños, sobre el precio de la energía y la entrada de ALBANISA al proyecto energético.

En la entrevista cedida a Canal 12, Arce aseguró que en el caso de Tumarín, los brasileños pretenden hacer un negocio con el menor riesgo posible. “Y no hay negocio sin riesgo en el mundo. Nosotros hemos dado una serie de facilidades porque comprendemos, que bueno, venir a arriesgar mil millones de dólares, no es así de fácil, pero hasta donde entiendo (los brasileños), siempre están pidiendo algo más…”

Una de esas peticiones de las que refiere Arce pudo haber encontrado repuesta este viernes, cuando el gobierno firmó un documento, que de acuerdo a Ortega, se concede a Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua, los derechos para realizar, además de Tumarín, el Proyecto Hidroeléctrico Boboqué, el cual estaría ubicado sobre el Rio Tuma, a 23 Kilómetro del Municipio de Mulukukú en Matagalpa.

“La gran noticia es que ellos (CHN) van asumir Boboqué. Con Boboqué estamos hablando de setenta megavatios más. Esto se convierte en un paquete más grande, con una inversión más grande”, anunció Daniel Ortega.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa