AMS exhorta a la Alianza Cívica a suspender conversaciones con la dictadura Ortega-Murillo

Compartir:

La Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil reiteró su convicción en la resolución pacífica de las controversias y en la movilización cívica, para resolver la crisis que vive Nicaragua, pero alertó a la ciudadanía que, para la dictadura Ortega-Murillo, la participación en el “diálogo” va de la mano con la continuidad de la represión contra la población y la militarización del país con el objetivo de encauzar la negociación a prolongar su control del poder.

Por la razón anterior, la AMS llamó a la Alianza Cívica a “no prestarse a este juego y suspender sus conversaciones con la dictadura”.

La Articulación de Movimientos Sociales señaló que la dictadura orteguista por un lado se sienta a negociar, pero de manera simultánea continúa la represión, mantiene la supresión de las libertades y derechos políticos y sociales consignados en la Constitución, lastima con crueldad a las presas y presos políticos y legisla con serias afectaciones para la ciudadanía, mediante la imposición de una reforma fiscal que, entre otras consecuencias, ha producido un aumento de un 30 por ciento en el precio de la canasta básica, y paralelamente decreta un congelamiento de los salarios, todo lo cual ha significado una puñalada a las sobrevivencia de las personas de menos recursos.

Las medidas tomadas por la dictadura, a criterio de la AMS, no son compatibles con un proceso serio de negociación.

Asimismo, la Articulación de Movimientos Sociales respaldó la decisión de la Conferencia Episcopal de no participar físicamente como testigos y acompañantes de las negociaciones. “La AMS junto a la gran mayoría de la población coincide con diversos organismos de derechos humanos e instituciones que los derechos humanos no son negociables, que la negociación como tal no es compatible con la privación de libertades y el trato cruel a las presas y presos políticos, así como la persecución del periodismo independiente”.

La Articulación exhortó a la Alianza Cívica a no continuar dando el beneficio de la duda al gobierno sin tomar en cuenta a la ciudadanía, que no cree en la supuesta voluntad política negociadora del régimen Ortega Murillo. “La Articulación de Movimientos sociales alerta al pueblo y a la comunidad internacional del engaño y manipulación del orteguismo, que sólo está tratando de ganar tiempo y eludir sanciones económicas, mientras ejecuta una nueva "piñata" obligando al Estado a comprar un banco (Bancorp) de ellos mismos, sancionado mundialmente por la Ley Magnitzky, mediante una operación de lavado de dinero ejecutada desde el propio gobierno, que tendremos que pagar las y los nicaragüenses. Más pobreza y más represión no pueden coexistir con ninguna negociación realmente decente”, finaliza el comunicado de la Articulación de Movimientos Sociales.

AMS exhorta a la Alianza Cívica a suspender conversaciones con la dictadura Ortega-Murillo

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa