Dictadura Ortega-Murillo revela su ruta de negociación

Compartir:

La dictadura Ortega-Murillo y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) no se han puesto de acuerdo con la agenda de las negociaciones. No obstante, Ortega y Murillo han puesto sobre la mesa sus puntos de agenda.

La dictadura presentó como punto de partida que las elecciones generales están establecidas para el 2021. En tal dirección, ha propuesto el fortalecimiento de las instituciones electorales, a través de la implementación de las recomendaciones de  la misión de acompañamiento electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y propuestas de reformas electorales, que perfeccionen procesos electorales, libres, transparentes y justos. 

Ortega y Murillo, sin aceptar ningún grado de responsabilidad en la crisis, proponen justicia y reparación para consolidar “la paz, seguridad y estabilidad en Nicaragua”.

En el comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores, se propone la liberación de los presos políticos, que aún no han sido juzgados y los juzgados. Pero, revisarán sus expedientes, para que no haya “impunidad”. Diversas organizaciones civiles, el Comité Pro Liberación de las y los Presos Políticos, han exigido la anulación de los procesos judiciales, la libertad inmediata y sin condiciones de las personas presas políticas, porque no han cometido ningún delito y se les han violentado todas las garantías procesales.   

El 27 de febrero, fecha en que se instaló la mesa de negociación, la dictadura Ortega-Murillo cambió de régimen carcelario por el de convivencia familiar a un centenar de presas y presos políticos. Sin embargo, el proceso se realizó de manera hermética.

Ortega y Murillo también proponen “continuar fortaleciendo las libertades, derechos y garantías establecidas en la Constitución Política de la República”. No obstante, las libertadas públicas continúan suspendidas y en la práctica persiste un Estado Policial.

Otro de los puntos de agenda de la dictadura es “realizar gestiones internacionales para la obtención de apoyo a la implementación de los acuerdos finales de la negociación y hacer un llamado a la Comunidad Internacional a suspender toda sanción en contra del pueblo nicaragüense, para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población”.

OEA evaluará participación en las negociaciones

Este 09 de marzo de 2019, la dictadura Ortega Murillo destapó su segunda jugada del día. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua y la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitieron un comunicado conjunto, en donde anuncian que la OEA designó a Luis Ángel Rosadilla como su Enviado Especial.

“A solicitud del Gobierno de Nicaragua, el Señor Luis Ángel Rosadilla analizará, a partir del 11 de marzo, con los actores que participan en el Encuentro por el Entendimiento y Negociación por la Paz que lleva a cabo el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia la eventual participación de la SG OEA en dicha instancia”, señala el comunicado.  

Recordaron que el pasado 14 de febrero de 2019, “el Gobierno de Nicaragua sostuvo importantes conversaciones con una Delegación de la Secretaría General de la OEA, a fin de avanzar en la ruta hacia las necesarias reformas electorales en el marco de la Constitución”. Este punto indica que la dictadura está dispuesta a aceptar las reformas electorales, pero sin adelanto de elecciones, como lo ha demandado la mayoría de la población nicaragüense.

Dictadura Ortega-Murillo revela su ruta de negociación

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa