EyT: No puede haber otras elecciones con el actual CSE

Compartir:

Las votaciones regionales de la Costa Caribe de Nicaragua, realizadas el pasado 03 de marzo de 2019, ratificaron que deben ser las últimas conducidas por una autoridad electoral al servicio de un partido político -El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y que no otorga las garantías mínimas de respeto a la voluntad popular, señala el informe preliminar de Ética y Transparencia. 

Según el conteo del Consejo Supremo Electoral (CSE), disponible en su sitio web, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN), el FSLN obtuvo el primer lugar con el 55.8%, YATAMA se ubicó en segundo lugar con el 25.4%, seguido por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) con el 11%. En la región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS) el CSE acreditó al FSLN el 52,7%, al PLC 26.9%, a Ciudadanos por la Libertad (CxL) el 7.8% y a YATAMA el 5.3%.

EyT planteó que las reformas electorales a corto plazo, un tema que la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia tiene entre sus puntos de agenda en la mesa de negociación con la dictadura Ortega-Murillo, deben garantizar la neutralidad, independencia y capacidad técnica del organismo electoral desde las magistraturas hasta las Juntas Receptoras de Votos (JRV); la transparencia, la observación y fiscalización electoral a satisfacción de todos los partidos contendientes y la participación ampliada de opciones electorales en fomento de la competencia justa y la representatividad.

La observación independiente de las elecciones Regionales de la Costa Caribe Nicaragüense,  realizada por Ética y Transparencia, no detectó ningún avance en materia de transparencia. “Se detectan deterioros y agravantes en la calidad y uso del padrón electoral, en el control del partido de gobierno a lo largo y ancho del sistema electoral, desde las instancias técnicas de cedulación hasta las JRV. Particular crítica merece el desmantelamiento de los candados al doble voto, múltiple sería más exacto, pues pocos votan muchas veces, incluyendo aquellos inelegibles por no ser o habitar en las regiones autónomas”. 

El informe de EyT agrega que la poca transparencia y el hermetismo del aparato electoral destacan como un asunto a tratar de urgencia y considera necesario crear mecanismos para que la ciudadanía pueda auditar los procesos electorales.

La ruta de las reformas electorales

Para Ética y Transparencia, la mesa de negociación debe consensuar un acuerdo político para reemplazar a los magistrados electorales, cuyo período finaliza este mes. “Urge desechar las cuotas partidarias en el CSE y las JRV. Recomendó que se establezca en la ley, el nombramiento de personas con una fuerte formación profesional y débil historial o vínculo partidario y que sean nombradas en el seno de la negociación.

También se debe reformar las formas de nombramiento de los Consejos Electorales Departamentales (CED), los Comité Electorales Municipales (CEM) y las Juntas Receptoras de Voto (JRV). “En el caso de los CED y CEM, los requisitos deben ampliarse para que las ternas sean resultados de concursos dirigidos por el poder electoral, con criterios de idoneidad e independencia partidaria. El personal de las JRV y la policía electoral deben surgir de procesos aleatorios en cada padrón, con un mecanismo similar, público y transparente al de la selección de jurados”.

Asimismo, EyT manifestó que la negociación debe facilitar la creación de partidos al bajar al 50% de los departamentos y municipios el porcentaje de directivas que debe tener un partido para obtener la personería jurídica y poder participar en el siguiente proceso electoral. También se debe restaurar la personería jurídica a los partidos a los que se les ha cancelado en los últimos 10 años y devolver la suscripción popular en las elecciones municipales.

Un nuevo proceso electoral debe contar solamente con un padrón electoral, auditado de forma independiente y sujeto a verificación preelectoral; la observación nacional e internacional debe estar en la ley, la divulgación de resultados se debe publicar en su totalidad, JRV por JRV, en un plazo de 48 horas a partir del cierre de la votación.

Además se debe garantizar la presencia de fiscales de todos los partidos en las actividades y áreas contempladas en el calendario electoral. “En el caso de las JRV, garantizar la entrega de credenciales a titulares y suplentes 10 días antes de la elección, en el municipio correspondiente. Copia de todas las Actas a cada fiscal en las JRV.

También es necesario fortalecer los mecanismos para evitar el doble voto o votos múltiples. “Esto comienza con la debida aplicación de la tinta y la presentación solemne de las manos de los votantes en la JRV ante la mesa directiva al ingresar”.

Foto/ Cortesía EyT 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa