Régimen de Daniel Ortega huye del escrutinio internacional

Compartir:

"No tengo idea por qué las autoridades no han querido reunirse conmigo", dijo la Comisionada Margarette May Macaulay, presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Relatora para los Derechos de la Mujer y los Derechos de las Personas Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial.

                      

“Antes de venir solicité a la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) que comunicara mi solicitud de tener la oportunidad de reunirme con representantes del Gobierno de Nicaragua, pero no recibí respuesta alguna a esta solicitud. Estamos completamente abiertos para entrar en diálogo con el Gobierno de Nicaragua, en cualquier momento”, manifestó Margarette May Macaulay  

La presidenta de la CIDH dijo que la Comisión es una institución neutral y no tiene mala voluntad con el Gobierno de Nicaragua, simplemente desean apoyar un proceso de solución pacífica a la crisis política de Nicaragua, para que pueda haber justicia y se respeten los derechos de las y los nicaragüenses.

Margarette May Macaulay si pudo reunirse con grupos representantes de la Costa Caribe, organizaciones de mujeres, representantes del cuerpo diplomático acreditado en Nicaragua, familiares de jóvenes asesinados, familiares de presos políticos y la Alianza Cívica por la Justica y la Democracia.

La relatora sobre los Derechos de las Personas Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial dijo que recibió información en relación a la invasión de los territorios indígenas, la titulación y el saneamiento, pero optó por no emitir juicio al respecto dado que existen peticiones pendientes presentadas al sistema interamericano de derechos humanos. “Si quiero afirmar que ha habido casos en el pasado que han tratado temas parecidos y ya existe jurisprudencia al respecto y se va a tomar en consideración”.  

Régimen Ortega-Murillo niega entrada a representantes de CEJIL

Otra muestra del temor del régimen Ortega-Murillo al escrutinio internacional fue negar la entrada al país a las defensoras de derechos humanos Marcia Aguiluz, Paola Limón y Francisca Stuardo, del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), quienes venían a Managua para particiapr de un encuentro con representantes del Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En el año 2015, el régimen tampoco permitió el ingreso de Luis Carlos Boub y de Marta González, también del CEJIL.

La Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad
Civil y el Equipo Regional de Monitoreo y Análisis de Derechos Humanos en Centroamérica condenaron la agresión del Estado de Nicaragua contra las representantes del CEJIL y demandaron que hechos similares no se repitan bajo ninguna circunstancia.  

“De nuevo la dictadura interfiere y trata de obstaculizar el trabajo de organismos internacionales promotores y defensores de Derechos Humanos, en un intento desafortunado e inútil por impedir que se conozcan los terribles atropellos a la dignidad humana que continúa cometiendo el régimen contra la sufrida ciudadanía nicaragüense”, señala la Articulación de Movimientos Sociales.

El Equipo Regional de Monitoreo y Análisis de Derechos Humanos en Centroamérica señaló en un comunicado que la decisión del Gobierno reafirma la actitud intransigente, intolerante y represiva del gobierno nicaragüense en el marco de la crisis que enfrenta y propicia las condiciones para que los derechos humanos se sigan violentando al evitar la presencia de organismos de derechos humanos o personas defensoras de los mismos.

El Equipo Regional de Monitoreo y Análisis de Derechos Humanos en Centroamérica exigió al Estado nicaragüense el cese de las amenazas y las agresiones a defensoras y defensores de derechos humanos nacionales e internacionales y lo exhortó a cumplir con su obligación de garantizar la seguridad de toda persona que defiende y promueve los derechos humanos.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa