Conforman Unidad Nacional Azul y Blanco

Compartir:

Con el objetivo de construir una Nicaragua con democracia, libertad, justicia, institucionalidad y respeto a los derechos humanos, lo cual conlleva la salida del poder del régimen Ortega–Murillo, por vías democráticas, se conformó la Unidad Nacional Azul y Blanco.

La Unidad Nacional Azul y Blanco está conformada por movimientos, organizaciones, fuerzas sociales, políticas y económicas diversas y plurales, que en todo el país han protagonizado la resistencia cívica y pacífica contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.  

El Manifiesto Unidad Nacional por la Justicia y la Democracia, afirma que la dictadura de los Ortega Murillo, ha conducido a Nicaragua a una grave crisis de derechos humanos violando la Constitución y las leyes y se sostiene únicamente por la violencia y la represión a través de fuerzas policiales, paramilitares y de choque, que han sometido al pueblo a una masacre que a la fecha ha provocado más de 400 personas asesinadas, más de tres mil heridas,  un número indeterminado de desaparecidas, secuestradas, capturadas, torturadas y criminalizadas, y más de 347 mil empleos perdidos.

Consideran que “la unidad de todas las fuerzas es un imperativo para continuar y profundizar la lucha que conlleve a la salida de la dictadura y a la construcción de la democracia”.

Según el manifiesto, producto de la represión del régimen se vive una debacle económica, siendo el comercio, hoteles y servicios (turismo), manufatura y construcción, los sectores más afectados. La Unidad Nacional Azul y Blanco se comprometió a trabajar por su mejora, reactivación y por volver a crecer en números y en calidad de vida.

Durante el lanzamiento de la Unidad Nacional Azul y Blanco, plantearon como demandas urgentes:

  • Un diálogo nacional para acordar los términos y condiciones de la transición democrática, el respaldo a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua como mediadores y testigos; y a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia como representante de la sociedad nicaragüense en dicha negociación. Asimismo, solicitaron como garantes a la Organización de Estados Americanos (OEA), Organización de Naciones Unidas (ONU) y Unión Europea (UE).
  • Cese inmediato de la represión: amenazas, acoso, agresiones, desapariciones y desplazamientos forzosos, secuestros, capturas, violaciones sexuales, torturas y asesinatos a la ciudadanía que defiende sus derechos. 
  • Libertad inmediata de las prisioneras y prisioneros políticos, fin de la criminalización y judicialización del derecho a las protestas, la anulación de estos juicios, así como el resarcimiento a las víctimas de las personas encarceladas.
  • Elecciones anticipadas de carácter municipal, regional y nacional, a corto plazo, con un Poder Electoral restructurado y observación nacional e internacional que garanticen comicios inclusivos, plurales, transparentes y competitivos. Deberán hacerse los cambios legales e  institucionales que aseguren este propósito y permitan amplia participación de partidos políticos y alianzas electorales con su propia identidad.
  • Respeto a la libertad de asociación, movilización y expresión, de la ciudadanía, así como el respeto al libre ejercicio del periodismo independiente.
  • Cese a despidos, intimidaciones y represalias al personal de las instituciones estatales, y que no se les obligue a realizar ninguna actividad política partidaria.
  • Cese a las represalias gubernamentales hacia los policías que se niegan a cumplir las órdenes de reprimir a la ciudadanía en resistencia pacífica ante la dictadura.
  • Actuación del Ejército de acuerdo a las funciones establecidas en la Constitución y de respeto a los derechos humanos.
  • Promoción de un Desarrollo Humano y sostenible.
  • Cese a la agresión al sector privado y organizaciones de la sociedad civil que son acusadas de practicar terrorismo.

La Unidad Nacional Azul y Blanco se comprometió a promover y defender:

  1. Que no haya impunidad ante los crímenes cometidos por el régimen Ortega-Murillo y que se aplique la justicia transicional, basado en la verdad, justicia reparación y garantía de no repetición. Para contribuir a este propósito se deberá ampliar el mandato al Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI), de la CIDH.
  2. El cumplimiento de las recomendaciones contenidas en los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (OACNUDH), así como otros que emitan los diferentes organismos del sistema interamericano y universal.
  3. Investigación, búsqueda e identificación de las desapariciones forzosas, y el resarcimiento de las víctimas.
  4. Desarme y disolución de los cuerpos paramilitares creados por el régimen Ortega -Murillo y destrucción de las armas decomisadas.
  5. Reestructuración de la Policía Nacional y depuración de sus mandos.  Sanciones de acuerdo a la ley a los oficiales y efectivos que ordenaron y ejecutaron asesinatos y todo tipo de actos represivos contra la ciudadanía. Que se reconozca a los policías que se negaron a reprimir a la población.
  6. Reintegro a sus puestos de trabajo de profesionales de la salud, educación y otras instituciones del Estado despedidos por razones políticas. 
  7. Restablecimiento de la autonomía universitaria; y el respeto de la autonomía de la Costa Caribe, de las comunidades indígenas, afrodescendientes y de las municipalidades.
  8. Derogación de todas las normas que violan la soberanía nacional y los derechos fundamentales, como la Ley 840, para la construcción de un canal interoceánico por Nicaragua.
  9. Un modelo de desarrollo socioeconómico que promueva el libre mercado y el bienestar social. 
  10. Respeto a la propiedad privada.
  11. Repatriación de los exiliados por razones políticas y económicas.
  12. Respeto de las libertades y derechos fundamentales.

Asimismo, indicaron que la unidad nacional se materializará en cada territorio, en el campo y la ciudad, y está abierta a la diversidad de actores que asumiendo sus principios, estén dispuestos a contribuir al cambio que requiere Nicaragua.

También, reconocieron el apoyo de la comunidad internacional al pueblo de Nicaragua en la búsqueda de soluciones a la grave crisis sociopolítica. En particular, los esfuerzos desarrollados por  la Organización de Estados Americanos (OEA), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE). Les llamaron a redoblar esfuerzos para la defensa de los derechos humanos del pueblo nicaragüense y la instauración de la democracia.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa