Policía presenta a Carlos Valle como terrorista

Compartir:

La Policía Nacional, instrumento represivo del régimen Ortega-Murillo, presentó a Carlos Valle, como terrorista, violando una vez más, el principio de inocencia.  

Carlos Valle participaba en las marchas portando un banner con la fotografía de su hija Elsa Valle, presa política del régimen Ortega-Murillo, exigiendo la libertad de su hija y la de todos los presos políticos. Ahora, él se ha convertido en otro reo político del régimen.

Ciertamente, Carlos Valle se dejó provocar por un motorizado, a quien  agredió delante de un grupo de antimotines, pero la tipificación de terrorismo no cabe en este caso.     

Según la policía “el terrorista Carlos Raúl Valles Guerrero, de 60 años de edad, tenía antecedentes delictivo por violación” y cometió torturas, amenazas y lesiones. La nota policial agrega: “El terrorista Carlos Valles, junto con grupos delincuenciales, portaban armas de fuego, lanza morteros y bombas molotov”. Igualmente acusan a Valle de cometer actos vandálicos y de abastecer con tubos, morteros y armas artesanales.

El Comisionado Mayor Farle Roa Traña, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, aseguró que el sábado 15 de septiembre de 2018, en la rotonda Centroamérica, Valle atacó con un tubo metálico a una persona que se trasladaba con un niño, a bordo de una motocicleta, causándoles graves lesiones.

La Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) también acusó a Gabriel Leónidas Putoy Cano de los delitos de: terrorismo, secuestro, torturas, asaltos, incendio y destrucción de Instituciones públicas y privadas, además de amenazas y lesiones.

Según el guion de la policía, “el terrorista Gabriel Putoy, realizaba actos vandálicos, con grupos delincuenciales, golpistas, quienes caminaban encapuchados con armas de fuego, lanza morteros y bombas molotov, ubicado en el tranque de Masaya, que durante 82 días causaron terror y zozobra en las familias”.

También lo acusaron de secuestrar y amarrar de un poste a un Policía, en junio pasado en el municipio de Nindirí y de participar “con grupos terroristas, golpistas, utilizando armas de fuego, artesanales aptas para disparar y bombas molotov, en la destrucción a patrulla policial código 808, resultando dos compañeros policías lesionados gravemente”.

Asimismo, la policía acusó de terrorismo a Jonathan Palacios Sotelo. “Junto a grupos delincuenciales, portaban armas de fuego, lanza morteros y bombas molotov, secuestraron al trabajador Roger Antonio López, en el barrio Ducualí, el 15 de septiembre. Cabe destacar que López fue torturado y pintado en azul y blanco con spray, ocasionándole lesiones graves. Asimismo destruyeron su motocicleta marca Jumbo, color rojo y robaron sus pertenencias. Actualmente se encuentra hospitalizado en estado delicado, con peligro de perder la vista.

Gonzalo Carrión, director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) recordó que la policía viola el principio de inocencia durante las presentaciones públicas de las personas detenidas.

El artículo 34 de la Constitución Política de Nicaragua, señala que toda persona en un proceso tiene derecho, en igualdad de condiciones al debido proceso y a la tutela judicial efectiva, siendo una de las garantías mínimas que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad conforme la ley.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa