Régimen Ortega-Murillo reprime marcha de las banderas

Compartir:

  El régimen Ortega-Murillo sigue violando los derechos humanos en Nicaragua. Este domingo, grupos auto-convocados azul y blanco convocaron a la marcha de las banderas, teniendo como punto de concentración la Rotonda Cristo Rey, pero el lugar amaneció tomado por antimotines y simpatizantes del gobierno.  

Pese al asedio, la marcha no se desmontó. La ciudanía se empezó a concentrar en los semáforos del Autolote El Chele, calle principal de Altamira. En ese momento, pasó por el lugar la caravana del FSLN, custodiada por la policía, quienes cercaron a los manifestantes. La ciudadanía se mantuvo inamovible del lugar y les gritaban “asesinos, asesinos, asesinos”. 

                       

La transmisión de Onda Local registró el momento en que pasaba la caravana del FSLN, resguardada por la Policía Nacional.

                       

El grupo de manifestantes venció el cerco policial y continuó su marcha por la calle principal de Altamira, doblaron hacia el paso a desnivel de la Centroamérica y se enrumbaron hacia la rotonda Jean Paul Genie.

Al pasar por camino de Oriente la marcha fue atacada por un grupo de armados que se movilizaban en tres camionetas, una de color rojo, hubo dos heridos, uno de ellos el Dr. Carlos Fletes, confirmaron testigos a Onda Local. Un video publicado en redes sociales confirmó que los disparos fueron realizados por paramilitares desde una camioneta roja. Tras el ataque, quienes se manifestaban salieron en desbandada, buscando refugio, luego se reintegraron a la marcha.

                                                                  

La Articulación de Movimientos Sociales, también confirmó la denuncia de los testigos.  La marcha fue atacada con disparos, desde una camioneta roja. Agregó que una patrulla de la Policía Nacional atropelló a un manifestante, dejándolo herido en la carretera a Masaya.  

Manifestantes mostraron a Onda Local los casquillos que lograron recuperar.

                               

El ataque contra la marcha exacerbó los ánimos, algunas personas cercaron a un grupo de antimotines, quemaron un vehículo de la Policía, un oficial se refugió en una casa, posteriormente fue sacado por un fuerte contingente policial que llegó al lugar, donde después fue rescatado por un fuerte contingente represivo.

                                                                                   Fotografìa/La Prensa 

Asilados de la munidad internacional, luego de expulsar al personal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la dictadura Ortega-Murillo, otra vez reacciona violentamente y ataca la marcha de las banderas, cuya ruta tuvo que ser cambiada luego que numerosas patrullas y camionetas con antimotines y para militares se desplegaran mostrando sus armas y cercando la cabeza de la manifestación en amenaza a la ciudadanía, denunció la Articulación de Movimientos Sociales.

El régimen de terror impuesto por Ortega y Murillo se enfrenta a todas las formas de resistencia, incluyendo la de los 120 detenidos políticos, quienes permanecen en huelga de hambre desde hace una semana, demandando su liberación, el cese de las torturas y la eliminación de juicios y condenas contra quienes se simplemente han ejercido su derecho a la manifestación.   

El artículo 30 de la constitución política de Nicaragua, señala que los nicaragüenses tienen derecho a expresar libremente su pensamiento en público o en privado, individual o colectivamente, en forma oral, escrita o por cualquier otro medio. No obstante, el régimen de Daniel Ortega pasa por encima de este derecho constitucional al tratar de impedir, por todas las vías, que la ciudadanía pueda movilizarse en paz.   

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa