Ortega pregona la paz, pero no desarma a paramilitares ni cesa la represión

Compartir:

Por Julio López y Cristopher Mendoza

Mientras Daniel Ortega hablaba de paz en la clausura de su repliegue a Masaya, los paramilitares  atacan a las y los universitarios atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN – Managua), provocando varios heridos por arma de fuego y una escena de terror en el recinto universitario.

“Nos costó alcanzar la paz, ríos de dolor, de sangre en el pueblo nicaragüense hasta que finalmente alcanzamos la paz.  Luego en la etapa en que retomamos el gobierno,  en el año 2007, se logró avanzar en la consolidación de la paz”, dijo Ortega.

Organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales han dicho a Daniel Ortega que para recuperar la paz es indispensable que desarme a los paramilitares y cese la represión contra la población nicaragüense que se ha manifestado exigiendo su renuncia, justicia y democratización de Nicaragua.

“Llevan por dentro el veneno del odio, que no ponen el práctica el principio cristiano de ama a tu prójimo”, insistió Ortega, sin reconocer su responsabilizad por la violencia generada en Nicaragua por los actos de terror ocasionados por paramilitares y policías, que en 87 días, desde el 18 de abril, suman más de 350 asesinatos, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).   

“Hemos estado viviendo el horror”, dijo Ortega. Pero dicho horror proviene de su propio seno, han evidenciado la población y organismos de derechos humanos.  

“No les disparen a los que estaban atacando. Eso lo hace cualquier policía en el mundo, porque al final de cuenta quien  ataca es gente humilde,  empobrecida, que le pagaban para que viniera a atacar a la policía. Finalmente hemos logrado ir venciendo el odio, convertido en ataques, convertido en secuestros, convertido en asesinatos, convertido ven destrucción de viviendas”, dijo Ortega.  

Agregó que desde el 18 de abril “estalló la violencia más irracional que nos podamos imaginar y nosotros insistiendo que en primer lugar tenemos que defender la paz y recuperar la estabilidad, recuperar paz que teníamos y recuperar la reconciliación”.

El 18 de abril, quienes se manifestaban contra las reformas a la seguridad social fueron reprimidos por los grupos de choque del FSLN, plenamente identificados con sus camisetas blancas y letras rosadas. Luego, vinieron los asesinatos de estudiantes y protestantes. Los paramilitares sembraron el terror y han mantenido un ataque sistemático a las marchas de la población.       

Ortega invitó a deponer la violencia para darle al pueblo la paz que necesita. El pueblo nicaragüense espera que Ortega predique con el ejemplo, desarme a los paramilitares y cese la represión. Así el pueblo alcanzará la paz que necesita.  

Foto: Captura de pantalla de Canal 2

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa