Ejército niega su participación en la represión

Compartir:

El pasado martes 10 de julio, el Ejército de Nicaragua negó enfáticamente su participación en los actos de represión que ha desarrollado el régimen contra la población desarmada y rechaza lo que a su juicio es una “campaña calumniosa” y un “montaje” contra dicho cuerpo armado, en referencia a las imágenes que han circulado en las redes sociales. Pero, la población con sus celulares ha mostrado a hombres encapuchados y con armamento militar; y a dicho sin tapujos, que son efectivos militares vestidos de civil.

Según el comunicado, leído por el portavoz de dicha institución castrense Coronel Manuel Guevara, “el Ejército de Nicaragua tiene control absoluto de su personal, armamento y medios de todo tipo”, en alusión a vídeos que circulan en las redes sociales en las que se ve a personas armadas con fusiles AK-47, Dragunov, M-16 y hasta ametralladoras emplazadas en camionetas, hombres vestidos de civil y encapuchados.

Esta es la segunda ocasión en que el Ejército niega su participación en la represión. El 30 de mayo, después de la masacre realizada a la marcha convocada por madres nicaragüenses, en las redes sociales circuló un video donde una camioneta entra al Hospital Militar y quienes van en la parte trasera entregan sus armas al personal del Ejército. Después, en otro video, hombres armados salieron del Hospital Militar.

En esa ocasión el Ejército de Nicaragua también lo negó y dijo que era una manipulación, que las personas que ingresaron fueron policías heridos y por normas del hospital, les quitaron las armas.

El Coronel Guevara al leer este segundo comunicado del Ejército no se pronunció sobre los grupos de paramilitares, tampoco dijo nada acerca de los centenares de asesinados desde el mes de abril del presente año ni de la “operación limpieza” que realizan agentes policiales para levantar los tranques instalados por la población civil, en señal de protesta al régimen y por su propia seguridad.

El Ejército ya ha sido acusado por organismos de derechos humanos de realizar ejecuciones sumarias contra grupos de rearmados a quienes reiteradamente ha llamado como “grupos delincuenciales y de narcotraficantes”. Recuérdese el caso donde asesinaron al marido, el hijo y la hija de Elea Valle, hecho ocurrido en La Cruz de Río Grande, Caribe Sur, sin que hasta la fecha le hayan entregado los cuerpos de su hijo e hija.

¿Por qué el Ejército de Nicaragua corre raudo y niega su participación en la represión?

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa