Masaya bajo asedio de policías y paramilitares

Compartir:

Las campanas de la iglesia están sonando, advierten de un nuevo ataque de policías antimotines y las fuerzas de choque de Daniel Ortega y Rosario Murillo. La tristeza, el miedo, la incertidumbre e indignación se apoderan de la ciudadanía de Masaya. En las calles, la población defiende sus trincheras, evidentemente en desventaja, sólo cuentan con morteros y piedras.

Antimotines y paramilitares se han ensañado con la población de Masaya. La represión de este fin de semana mató a siete personas, según Álvaro Leiva de la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (ANPDH). Al menos dos de las víctimas fueron ejecutadas. Junior Gaitán de 15 años, según testigos, de rodillas suplicó por su vida, informó Leiva.

El ataud con los restos mortales de Donald Ariel López Ruiz pasa sobre las barricadas que defendió con su vida, rumbo al cementerio de Monimbó. Foto/ La Prensa. Manuel Esquivel 

Masaya está devastada y desconsolada, pero no se rinde ante el poder opresor de Daniel Ortega y Rosario Murillo. El fin de semana, los pobladores incrementaron las barricadas para proteger a manifestantes de la heroica comunidad indígena de Monimbó.  

El padre Edwin Román, párroco de la iglesia San Miguel de Masaya, dijo que la situación en la ciudad está crítica desde el sábado, cuando los antimotines sitiaron la casa cural. En el lugar, los pobladores improvisaron un puesto médico para atender a los heridos, quienes tenían quebraduras, golpes y heridas.

“Comisionado Avellán, asesino. Con Monimbó no se juega, con Masaya no se juega. Ortega y Murillo se van a ir, pero vos te vas a quedar y las vas a pagar”, le gritaban a Avellán, desde una de las barricadas.  

Liberación de detenidos

Unas 30 personas fueron liberadas el domingo de la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote y de la delegación de delegación policial de Masaya, luego de gestiones de la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (ANPDH) y el párroco de Masaya, Edwin Román.

Las personas fueron detenidas el sábado durante el ataque de antimotines y paramilitares. Familiares de las personas detenidas y defensores de derechos humanos se habían apostado en las afueras de El Chipote exigiendo la liberación de los presos políticos, quienes finalmente salieron a la 1:00 PM, después que las autoridades policiales llegaron a un acuerdo con la ANPDH y el sacerdote Edwin Román.

                                  

Aproximadamente a las 8:00 PM fueron liberados los detenidos en la delegación de Policía de Masaya. Más noche, antimotines y paramilitares volvieron a atacar. El   ataque del fin de semana a Masaya reafirma que Daniel Ortega y Rosario Murillo siguen haciendo uso desproporcional y letal de las fuerzas, como lo afirmó Amnistía Internacional.  

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa