Gobierno retrocede con reforma al seguro social, pero no cesa la represión

Compartir:

 El gobierno de Daniel Ortega anunció que el Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) revocó las reformas al Seguro Social, para facilitar el diálogo.

La reforma aumentaba el aporte de trabajadores y empleadores al INSS, reducía las futuras pensiones y deducía el cinco por ciento a las personas  pensionadas, entre otras medidas, para evitar la quiebra del seguro. “Eso no significa que nos quedamos sin respuesta para el seguro”, dijo Ortega.

“Las empresas manifiestan la necesidad urgente que se restablezca la paz y seguridad de los ciudadanos respetando los derechos humanos para regresar a nuestras labores cotidianas. Que estas medidas sean tomadas de inmediato e instamos a que se instale un diálogo para la paz”, afirma la carta de las empresas de Zona Franca leída durante la comparecencia de Ortega.

Nicaragua registra el quinto día de protestas contra  las reformas a la Seguridad Social. No obstante, la indignación de la población se ha multiplicado debido a la represión policial y el asesinato de unas treinta personas, incluyendo al periodista de Bluefields Ángel Gahona, quien al momento de su asesinato, realizaba una transmisión de las protestas por Facebook Live. Daniel Ortega no se refirió a estos hechos que han consternado al país entero, que reclama justicia y la dimisión de Daniel Ortega y Rosario Murillo.  

Ortega sí se refirió al saqueo de supermercados, tiendas de electrodomésticos y mercados. Insistió en la necesidad de reestablecer el orden, pero no se pronunció a favor de retirar a los grupos de choque de su gobierno y a la policía, quienes han atacado las manifestaciones, según se puede constatar en decenas de imágenes publicadas en las redes sociales.

 “Tenemos que restablecer el orden. No podemos permitir que aquí se impongan el caos, el crimen, el saqueo, no lo podemos permitir, vamos a actuar conforme la ley, conforme la constitución para garantizar el restablecimiento de la seguridad y la paz social”, aseguró Ortega.

Agregó “lo que está sucediendo obliga a los nicaragüenses a poner en agenda el combate a las pandillas para que no sigan actuando en la forma que actúan, que se matan entre ellos mismos”.

“Los que rompieron el centro comercial no fue la gente pobre que aparece llevándose cualquier cosa que agarró en la tienda, llevándose unas porras, un radio. Los responsables son los que rompieron, con el interés de sembrar el caos. Eso es un crimen. La policía está capturando ya, y no me vengan a decir que los pongamos en libertad, luego irán a los tribunales de justicia”, dijo Ortega.

El saqueo de supermercados fue utilizado por Ortega para justificar el uso de la fuerza “No queríamos utilizar a la policía, pero desgraciadamente no hay más alternativa, de lo contrario desbaratan el país”, amenazó.   

“No queda más camino que utilizar los recursos que establece la Ley, como en cualquier país del mundo, cuando se dan hechos como estos. Hay gente que sale a protestar preocupada por el hecho, pero después se suman los delincuentes y empiezan a asaltar las tiendas, mercados, bancos”, reiteró.  

En un comunicado, jóvenes auto-convocados responsabilizaron a la policía y a los grupos de choques del gobierno nicaragüense de ser los actores directos del saqueo a supermercados y tiendas.

“Informamos a la población nicaragüense que los saqueos que se están realizando no forman parte de la población auto-convocada. No somos vándalos ni delincuentes como el presidente inconstitucional Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo quieren hacerle creer a la población. Todo es un plan estratégico (…) mandan a la juventud sandinista a realizar los saqueos, mientras los antimotines y policías derriban las puertas de los supermercados y las tiendas”.   

                   

Por otra parte, Ortega invitó al Cardenal Leopoldo Brenes a participar en el diálogo. “Tomando en cuenta las palabras del papa Francisco, quien pidió el cese de toda violencia, invito a su Eminencia el Cardenal para que pueda participar con una delegación de obispos y acompañar el diálogo, que lleve al restablecimiento de la paz y la seguridad”.

En alusión al comunicado del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), Ortega dijo que éste diálogo no su puede condicionar. “No se nos ocurre pre condicionar el diálogo, tenemos toda la disposición de que se instale el diálogo”.

Cesar de inmediato la represión de la Policía Nacional y de las fuerzas de choque afines al gobierno y garantizar el derecho a la libre movilización pacífica, liberar de forma inmediata a los ciudadanos detenidos por ejercer su derecho a expresarse libremente, reestablecer y garantizar la irrestricta libertad de prensa y expresión”, son las condiciones que el COSEP ha puesto para sentarse en la mesa de diálogo. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa