Aumentan falta de libertad de prensa y de expresión en Nicaragua

Compartir:

Durante los días 17, 18, 19, 20 y 21 de abril se han violentado en Nicaragua las libertades públicas por parte del gobierno y de grupos afines que portan camisetas del gobierno, y de motorizados que también responden a las líneas del partido.

Hemos sido testigos de la represión de tales grupos hacia estudiantes universitarios y ciudadanía que claramente se oponen a la reforma de la seguridad social, mandada a publicar por el Presidente Daniel Ortega en La Gaceta, Diario Oficial.

También hemos asistido a la puesta en práctica de una línea gubernamental que busca silenciar a aquellos medios de comunicación que se distancian del discurso oficial. Así se dio el cierre del Canal 100 por ciento Noticias, Canal de Noticias de Nicaragua, CDNN, Canal 51 de la Iglesia Católica, mediante el retiro de su señal de la empresa de cable TELCOR.

Presenciamos las transmisiones intermitentes del Canal 12 de Televisión; y la protesta de periodistas ante el dueño de Canal 10, quienes prefirieron no transmitir sus acostumbrados noticieros, antes que obedecer la orden de sólo informar la postura del gobierno. Canal 10 es pro-gobierno, su propietario Ángel González es parte del duopolio que junto con la familia Ortega-Murillo, controla la televisión y las radioemisoras en el país.

Esto último ha ocurrido después de las declaraciones de la Vicepresidenta Rosario Murillo, de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Alba Luz Ramos y del presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, en busca de controlar las redes sociales.

Como producto de la línea gubernamental contra la libertad de prensa, también se ha enfrentado el robo de cámaras, teléfonos celulares, así como el daño a otros equipos de trabajo, por los grupos afines al gobierno; además de agresiones personales a periodistas nacionales, corresponsales de agencias internacionales y camarógrafos; y muy lamentablemente la quema de Radio Darío de León, por segunda vez.

Álvaro Navarro, director del medio digital Artículo 66, fue agredido en dos ocasiones diferentes. Julio López periodista de Onda Local, fue lesionado con piedras y tubos de hierro hasta hacerle perder el conocimiento y producirle alteraciones a su memoria. Alfredo Zúniga, fotógrafo de la AP fue directamente agredido con piedras.  Similar experiencia enfrentaron Leticia Gaitán y los camarógrafos René Cuadra y Giovanni Hernández, todos de 100 por ciento Noticias.

Carlos Herrera, reportero gráfico de Confidencial. Néstor Arce y Maynor Salazar, periodistas de Confidencial. Ricardo Salgado, camarógrafo de Esta Semana. Róger Sánchez, Melissa Aguilera, Roy Moncada de Radio Corporación, Emiliano Chamorro y Uriel Molina de La Prensa, fueron igualmente agredidos.

Hay personas cercanas a los medios, como el vigilante de Radio Darío, que han sufrido directamente los embates de los grupos pro gobierno. Este señor resultó quemado en su cuerpo durante el incendio.

Pero no nos reducirán al silencio por mucha confrontación que contengan los discursos del presidente Ortega y de la Vicepresidenta Murillo y ni porque han sacado al ejército a reprimir a la población.

La dirigencia de la empresa privada, representada por José Adán Aguerri, ha querido surgir como mediador de la crisis que vive Nicaragua, proponiéndose para un diálogo con el gobierno, pero Aguerri y su camarilla son altamente cuestionados por no representar integralmente a la ciudadanía e identificarse como personeros del gobierno, al mantener una alianza con el mismo, sin tomar en cuenta las demandas ciudadanas.

Les dejamos las reflexiones de una profesional de la sociología y de la comunicación:

Foto portada: Diario La Prensa 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa