Día clave para el movimiento campesino anticanal

Compartir:

Este sábado 27 de enero, es un día clave para el movimiento campesino anticanal, considerado por diversos sectores de la sociedad nicaragüense, como la fuerza popular más esperanzadora de los últimos años en Nicaragua.

 

Asambleas territoriales convocadas por líderes campesinos en cuatro territorios de la ruta canalera, la semana pasada, mandaron por unanimidad que miembros del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía (el cual se creó como una instancia representativa del liderazgo campesino), se reuna en carácter de urgencia en el municipio de La Guinea. El objetivo de la sesión es hacer frente a una crisis que ha generado la división entre integrantes del consejo.

 

El pasado 15 de enero, la abogada ambientalista Mónica López, sorprendió a la opinión nacional e internacional, al anunciar mediante carta abierta, su decisión de apartarse del cargo como asesora legal del movimiento. Temas como la falta de transparencia, la vinculación con partidos políticos y la complicidad en distribuir un documento difamatorio que pone en riesgo la vida de Francisca Ramírez y su persona, por parte de algunos miembros del concejo campesino, figuran a su juicio entre las principales razones de la decisión. El anuncio, movió la mesa en plenas asambleas territoriales realizadas entre el 15 y 20 de enero, en las localidades de El Tule (San Miguelito), La Unión, La Fonseca (Nueva Guinea) y Altagracia (Isla de Ometepe).

 

Asambleas Territoriales

 

Con la presencia de diez de los diecisiete integrantes que conforman el Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, ocurrió el 15 de enero, en la comunidad de El Tule, jurisdicción del municipio de San Miguelito en Río San Juan, la reunión que aglomeró por casi cinco horas, a más de cien líderes de las comunidades aledañas.

 

Con los señalamiento de la abogada López, la conversación giró en torno a que algunos de los integrantes del consejo campesino, entre ellos, Medardo Mairena (actual coordinador), Nemesio Mejía, Freddy Navas, Juan Sánchez, responden a intereses del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), dirigido por el ex presidente Arnoldo Alemán. Señalamientos a los que Mairena, también Concejal Regional por el PLC en el caribe sur, negó rotundamente. “Hemos actuado conforme reglamento, no hemos circulado ningún documento difamatorio en contra de doña Chica, ni Mońica y nuestro interés siempre ha sido y será la derogación de la Ley 840 (Ley canalera)”, resaltó. Los comentarios de las y los presentes, no se hicieron esperar.

 

Nosotros no hemos luchado por un partido o por alguna persona porque son los que se portan muy inútiles por nuestra soberanía. He luchado nada más por Nicaragua, por la soberanía, por el lago Cocibolca. Y por eso le digo al consejo, pónganse fuertes, únanse más, porque esto pone débil a toda la gente, a las comunidades. Y el gobierno nos quiere ver débiles”, afirmó José Tomás Benavides, de la comunidad El Camastro. Esta opinión, coincide con el planteamiento de Juan Vargas, de la comunidad de Las Marías, quien enfatizó que se debía encontrar una solución a la problemática, ya que “sólo juntos, unidos los campesinos podremos ganar esta batalla. Debe ser como cuando empezamos y debemos seguir así”, subrayó.

 

Por su parte Víctor Manuel Díaz, quien se hizo acompañar de unos 13 líderes de las comunidad de La Rampla, Santa Elena y El Fajardo, cuestionó ante la concurrencia que aunque el estilo que ha caracterizado el movimiento ha sido actuar bajo consenso, ya no lo es más. “porque nosotros acostumbramos a consultar las decisiones en nuestras comunidades, pero vemos que directamente con el consejo no estamos trabajando de la mejor manera”. mencionó, en alusión a la forma deliberada y violatoria de sus reglamentos, en que Medardo Mairena fue reelecto como coordinador, sin antes sesionar con la totalidad de integrantes del consejo campesino, ni escuchar la opinión de las bases campesinas.

 

Un día después, en Colonia La Unión, en Nueva Guinea, uno a uno, fueron llegando personas desde las distintas comunidades aledañas hasta la casa comunal de esta localidad. La noticia de lo ocurrido en El Tule, había llenado diversas expectativas entre las y los presentes. ¿Cómo salir adelante en la lucha con tantos enredos con políticos? ¿Cómo vamos a unirnos si apuñalamos por la espalda, llevando campañas difamatorias contra doña Chica o cualquier otro miembro del movimiento?, eran los comentarios de un señor que dijo llamarse Víctor.

 

La discusión siguió la misma tónica que en El Tule. Rechazo a que el consejo se vincule con operadores partidarios, rechazo a la campaña de difamación en contra de Francisca Ramírez y Mónica López y rechazo total a que las decisiones importantes fueran tomados “a escondidas” entre algunos miembros del consejo y no en pleno, y bajo la aprobación de las bases.

 

Pero en la Unión, las y los presentes también se mostraron preocupados porque en la asamblea se conoció que los miembros del consejo campesino, Medardo Mairena, Nemesio Mejía, Freddy Návas y Juan Sánchez fueron señalados de promover la expulsión del seno del consejo, a la líder Francisca Ramírez y la obogada de Mónica López. Un señor de unos 60 años, de camisa a cuadros, pantalones café y con sombrero del mismo color, tomó el micrófono para solicitar a la asamblea alzar la mano si rechazaban la solicitud. La respuesta fue total y unánime en favor de Francisca y Mónica. “Creo que no hay que ser sabio para saber que hay problemas aquí, pero pedir la expulsión de unos y otros no es la solución”, mencionó el aclamado campesino, tras culminar su intervención.

 

La reacción de la asamblea, provocó la participación de Nemesio Mejía, quien aseguró que la solicitud de expulsión, no salió del consejo, sino de una asamblea realizada en la comunidad de La Vega, en el municipio de El Almendro, a finales de 2017. “En la asamblea en La Vega, hubo quorum de la gente que dice que aquí la que se va es Mónica… en La Vega lo dijeron...”. De inmediato, un participante asaltó la palabra e increpó a Mejía. “Que se vaya la Mónica y la Chica, ya que la Chica no es líder y lo dijo usted señor… Ahí está usted mintiendo. Que se vaya la Chica y se vaya Mónica, porque ella ya no son líderes; y sea hombre y diga las palabras”.

 

Mejía salió al paso diciendo que sí era hombre, y que decía la verdad de frente. “Les digo sinceramente, el consejo campesino tampoco hemos sacado documentos de desprestigio ni de Mónica, ni de doña Francisca. Ese documento que rotó y estuvo rotando dentro del consejo, no vino de Punta Gorda... apareció ahí y me dijeron leelo. Alguien lo llevó ahí y se repartió, así de fácil”, manifestó.

 

El miércoles diecisiete de enero, en Colonia La Fonseca, Nueva Guinea, se llevó a cabo la tercera asamblea territorial con líderes campesinos. El objetivo sería el mismo de los dias anteriores, poner al tanto a los liderazgos de las diferencias entre miembros del consejo, en aras de que las y los presentes tuvieran suficientes elementos para aportar a la discusión.

 

Habiendo escuchado las ponencias de las partes implicadas, la mayoría de participantes dijeron lamentar que después de cuatro años de lucha de pronto observan cómo una parte del consejo ha empezado a flaquear. Sin embargo, como ocurrió en las anteriores asambleas, por unanimidad se expresó que a lo interno del consejo se deben tomar decisiones que “enderecen el rumbo que lleva el barco” tal y como lo mencionó uno de los participantes, quien se identificó como Cristino.

 

Pero uno de los cambios más urgentes propuestos por la asamblea, es evitar las vinculaciones con partidos políticos y sus operadores. “Yo hace un año venía diciendo de que debíamos lograr los principios acordados por el consejo de mantenernos como un movimiento que no responde a intereses partidarios, y es justamente por eso el éxito de nuestro movimiento”, mencionó una de las líderes conocida como Raquelita. Agregó que es el gobierno el que ha venido metiendo cizaña para desestabilizar al movimiento. “Pues los partidos son aliados del gobierno y lo digo en público, está más que demostrado que Arnoldo Alemán ha sido aliado de Daniel Ortega. Por eso digo, que no tengo partido que me represente, la única alternativa que nos queda es la lucha social”, afirmó.

 

El sábado 20 de enero, se realizó en el municipio de Altagracia, en la Isla de Ometepe, la última de las cuatro asambleas territoriales. En general, la discusión marcó una fuerte tendencia del repudio a que algunos miembros en nombre del consejo sostengan vínculos con partidos políticos. En ese sentido, Freddy Navas, miembro del consejo campesino, fue directamente cuestionado. El señor Freddy vino a la Isla para querer organizar una unidad liberal, eso es lo que se me informó por medio del PLC, esa parte es la que nos está pudriendo, nos está dañando” mencionaron diversos líderes.

 

Por otra parte, en la asamblea de Ometepe, se condenó la campaña difamatoria en contra de Francisca Ramírez y Mónica López, a quienes mostraron su solidaridad. Pero dejaron claro que estas situaciones no pueden separar al consejo. “La posición de los campesinos debe ser unirnos, tener la convicción firme para continuar demandando las injusticias. Los políticos están tratando de desunir. Me uno a la unidad de todos y bienvenido al abrazo”, mencionó un participante en tono conciliador. Por su parte, Reynaldo García, otro de los presentes, mencionó que esa es la forma de operar del orteguismo y sus partidos alidos, el cual apunta a dividir para vencer. “Pero yo lo que quiero es que ustedes se reconcilien. Desen la mano y vamos adelante”, solicitó.

 

A partir de las discusiones generadas en las asambleas territoriales, el secretario del consejo campesino, Henrry Ruiz Condega, tomó nota de los principales peticiones ciudadanas, las cuales manifestó, debían ser incluidas en la agenda de la reunión de esta sábado. A juicio de Ruiz, los siguientes cinco puntos, resumen la voluntad expresadas en las asambleas:

 

  • Restitución de Ia consulta con todos los territorios para las decisiones importantes del movimiento.

  • Repudio público a Ia campaña de difamaciones y agresiones en contra de Francisca Ramirez y Monica Lopez Baltodano.

  • Instalación de un proceso de revision y actualización del reglamento interno del consejo campesino.

  • Mantener la demanda internacional por violaciones a derechos humanos presentada ante Ia CIDH, junto a las organizaciones y peticionarios originales.

  • Establecimiento de Ia transparencia, Ia verdad y Ia democracia como pilares esenciales para el éxito del movimiento campesino.

 

¿Cual será el resultado del encuentro de este sábado entre miembros del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía?. Desde hace cuatro años, en Nicaragua muchos siguen de cerca cada proceso de este movimiento. Hoy no será la excepción.

 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa