Nicaragua debería declarase libre de minería

Compartir:

Si El Salvador triunfó contra la minería, Nicaragua puede hacerlo. “En aras de defender nuestro medio ambiente y los recursos naturales exigimos a este gobierno que declare a Nicaragua libre de minería”, fue el llamado de Noel Rizo, integrante del  Movimiento Nacional Ambientalista Frente a la Minería Industrial (MONAFMI) durante el lanzamiento de la campaña: “Sin agua y sin oro, pueblo únete defiende tus tesoros”, que pretende sensibilizar a la sociedad nicaragüense acerca del impacto de la minería industrial en los bosques y las fuentes hídricas de los territorios concesionados.

“Existe una explotación irracional de nuestros recursos naturales que no deja grandes beneficios al país. En las zonas donde se ha desarrollado este tipo de actividad, existe un deterioro considerable en la calidad del agua”, asegura una nota de prensa del MONAFMI.

“Las inversiones extranjeras buscan apoderarse de los territorios mineros porque es factible para ellos y les deja grandes ganancias; en cambio a las comunidades les quedan daños que no son reparables. En ninguna parte del mundo las empresas mineras han dejado beneficio a las comunidades, lo que dejan es agua contaminada, deterioro del medio ambiente y enfermedades”, manifestó el coordinador nacional de MONAFMI, Boanerge Luna.   

Silvia Elena Ramos Hernández, de las Mujeres Defensoras de Rancho Grande, dijo: “No queremos minería en Rancho Grande porque nos van a dañar las tierras, las aguas, van a destruir nuestro territorio. Estamos unidos, no echamos un paso atrás y seguimos adelante en nuestra lucha porque queremos un municipio limpio, sin minería”.

Domingo Gutiérrez Machado de la comunidad San Albino, municipio de El Jícaro, Nueva Segovia, aseguró que la actividad minera envenenaría las fuentes de agua y desaparecería la fauna y la flora de los territorios segovianos. Por eso, llamó a la unidad para proteger el Río Coco.  

En el municipio de Santo Domingo Chontales, la población resiente los impactos sociales y ambientales de la minería industrial. No ha habido el desarrollo que pregona la empresa B2Gold, sino un pueblo empobrecido, dividido y contaminado, coindicen líderes locales.      

Sara Margarita Zavala Hernández dijo que la minería industrial ha afectado a la comunidad entera.  “El agua se ha mermado y es de mala calidad, se han secado nuestros ríos, se han derribado nuestros bosques”, puntualizó.

Luna añadió que “La preocupación que existe en el liderazgo local es la afectación directa que está haciendo la empresa minera (...) B2Gold ha talado más de 90 mil árboles, desapareció el cerro La Pipilacha, ha hecho una afectación considerable al túnel El Azul, donde nace nuestra principal fuente de agua que abastece al 90 por ciento de la población”, expresó.

Hicieron un llamado a la población nicaragüense a sumarse a esta campaña porque la minería industrial no sólo deja daños en los territorios afectados sino en todo el país, que se está quedando sin oro y sin sus principales tesoros como son el agua y el bosque.   

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa