Educación y agua preocupan a adolescentes y jóvenes de Ciudad Antigua

Compartir:

Juana, de 15 años, vive en la comunidad de El Zapote, municipio de Ciudad Antigua, departamento de Nueva Segovia. A su edad, junto a otros adolescentes, participa en procesos de derechos sexuales y reproductivos, medios sociales, entre otros, que el Instituto de Liderazgo de Las Segovia les imparte.

Actualmente un grupo de adolescentes y jóvenes, desarrolla un proceso de auditoría social al presupuesto municipal 2014 de Ciudad Antigua, donde Juana tiene una participación muy activa.

Demandan acceso a la educación

Con cara de empoderamiento, varios jóvenes del Municipio de Ciudad Antigua, se han organizado para solicitar al gobierno municipal, amplíe la cantidad de becas para jóvenes de escasos recursos de las comunidades rurales y del casco urbano de la primera ciudad de Las Segovia.

La alcaldía municipal, presidida por Henry Quiñónez, beneficia en la actualidad a ciento 89 jóvenes y adolescentes para que cursen la secundaria a distancia y la universidad. Ellas y ellos viajan desde Ciudad Antigua hasta el municipio de Ocotal, para cumplir sus sueños.

La demanda de más recursos económicos para la educación, motiva a jóvenes y adolescentes a organizarse en una red de jóvenes, quienes apoyados por el Instituto de Liderazgo de Las Segovia, impulsan acciones de incidencia local.

Agua, otra preocupación

En el municipio de Ciudad Antigua, la mayoría de las fuentes hídricas se encuentran contaminadas y el sistema de agua potable es muy deficiente. Esta realidad también preocupa al grupo ya referido de adolescentes y jóvenes, pues el agua del río -de donde la población del caso urbano del municipio se abastece-, está fuertemente contaminada por estiércol de ganado, pulpa de café y sarro; producto de extracciones artesanales de oro.

Según las y los jóvenes, en el municipio existe una epidemia de diarrea y vómito en la niñez derivada de la problemática del agua. “Al abrir la llave dejamos que el agua caiga en los baldes para tomarla, pero cuando se asienta vemos que es puro lodo, con sucio” comenta Abner, uno de los adolescentes líderes de la Colonia Señor de los Milagros, ubicada en la entrada del área urbana del municipio.

La situación de las comunidades de Ciudad Antigua es más difícil. Las mujeres y las niñas tienen que caminar largas trochas para obtener el vital líquido, en muchos casos contaminado.

“El agua es vida, nos da energía, sin ella no podríamos vivir. Lo que queremos es que mejoren el servicio del agua y que en las comunidades nos pongan sistemas de bombeo para tener acceso a ella” finaliza Juana. Sus palabras serán expuestas en los próximos cabildos municipales por la Red de Jóvenes de Ciudad Antigua.

Cristhian Alvarenga López

www.crisnicaragua.blogspot.com

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa