Alarma por enfrentamiento armado

El inicio del nuevo año 2017 se tornó violento en Territorio Indígena Prinzu Auhya, del municipio de Rosita, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua.

A eso de las tres de la tarde, del pasado cinco de enero, el miedo, las balas, la sangre, irrumpieron la tranquilidad de las comunidades indígenas de Isnawas y Layasiksa 2, reveló por la vía telefónica a Onda Local, Hilario Thompson, líder y presidente territorial.

Relata Thompson, “como es costumbre del pueblo indígena en este territorio, se lleva cabo la siembra de apante entre los meses de diciembre y enero”. Sin embargo, “colonos invasores del territorio indígenas, cargando armas de guerra AK, intentaron desalojar al pueblo indígena de sus propias tierras”.

La amenaza de los colonos encontró respuesta en unos 46 líderes indígenas, que armados de palos y algunos rifles calibre 22, enfrentaron a colonos la tarde de ese jueves, dejando como resultado dos muertos, dos heridos y cinco personas (colonos) capturadas. Según lo mencionado por el líder indígena, al día siguiente (6 de enero) a medio día hubo otro combate que dejó un herido y un nuevo capturado por parte de los colonos.

Desde los enfrentamientos de la semana pasada, las comunidades se encuentran incomunicadas. “No hay transporte en vehículos, ni pangas, ni motos, porque en este momento el Territorio Prinzu Auhya es zona roja”. Además la incertidumbre y el miedo reina en las comunidades, agrega “Niñas, niños ancianos, mujeres, hombres, todo mundo tiene hambre porque no han podido ir a recoger alimentos al campo como es la costumbre, por miedo a que les den un tiro porque los colonos e indígenas están armados en las montañas”.

Thompson, hizo un llamado urgente por la situación de violencia que se vive en esta zona de la Costa Caribe Norte y denunció que la Policía Nacional y el Ejército, hasta el momento no han hecho acto de presencia.

De acuerdo a lo expresado por Thompson:

  • Los heridos necesitan medicinas y atención médica, pero por miedo a ser asesinados, han decidido quedarse ocultos en las comunidades.
  • En Rosita, a unos 35 kilómetros de la zona de enfrentamientos, se encuentra el Centro de Salud más próximo.
  • Por el riesgo que implica aproximarse, los muertos se encuentran a la intemperie “sin ser recogidos todavía” desde el día de los enfrentamientos, por lo no se han identificado, pero se presume que son colonos.

 

En este momento Onda Local intenta obtener la versión oficial de la Policía Nacional en aquel territorio.

Suscribete a nuestras noticias

Ingresa