Propaganda partidaria en instituciones públicas

Compartir:

La Ley Electoral de Nicaragua prohíbe la colocación de propaganda en edificios públicos, pero el partido gobernante, Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, hace caso omiso. Banderas rojinegras y afiches de Daniel Ortega y Rosario Murillo, fórmula presidencial de dicho partido, cunden en edificios públicos. 

El corazón del cielo late

por la victoria…

Esta estrofa del Poema del Otoño de Rubén Darío (1908) se lee en las oficinas del Sistema Local de Atención Integral en Salud, SILAIS, en Nueva Guinea. También:

“En fuerza de victorias!,

en trabajo y paz!,

en amor, en amor,

amor a Nicaragua!

siempre más allá, adelante, con Daniel!”

El poema completo y la estrofa anterior son parte del documento de la Estrategia de Comunicación de la Campaña de la Buena Esperanza, del FSLN.

Sin embargo, el artículo 87 de la Ley Electoral establece que “mantas, pancartas, carteles, dibujos, afiches y otros medios similares podrán fijarse en  bienes e inmuebles, previa autorización de los propietarios o moradores; pero en ningún caso en los monumentos y edificios públicos, iglesias y templos”.

“La campaña del partido de gobierno ha sido abrumadoramente superior copando lugares públicos y con propaganda masiva de afiches. Los bienes del Estado fueron utilizados por todos los partidos, y mayoritariamente por el FSLN”, destaca el segundo informe de observación Electoral del Consorcio Panorama Electoral, publicado en septiembre de 2016.  

En estas votaciones no hay ética, Constitución Política, ni Ley Electoral que frene los abusos partidarios, pese a que el Consejo Supremo Electoral ha señalado que la ética en asuntos electorales se regirá por la Constitución Política y la Ley Electoral, cuando se dejó sin efectos el Reglamento de Ética Electoral que violaba la libertad de expresión.

Nótese cómo en el hospital Jacinto Hernández, en Nueva Guinea, abundan banderas rojinegras y afiches con lemas de la campaña del FSLN.   

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa