Mayangnas denuncian: "¡Bosawás bajo amenaza!"

Compartir:

 

Cristopher Mendoza Jirón

Durante el Foro Bosawás de Nicaragua y la Amazonía Peruana, realizada el marte y miércoles de esta semana en la Universidad Centroamericana, las y los asistentes, escucharon a viva voz de representantes de las comunidades indígenas mayangnas que habitan los territorios que conforman la Reserva de Biósfera de Bosawás,  sobre los males que aquejan la preservación del bosque y sus repercusiones.

Emilio Bruno, presidente del Territorio Mayangna Sauni As, ubicado en el municipio de Bonanza dijo que la comunidad se siente bajo amenaza porque cada vez existe una mayor presencia de colonos, que están invadiendo su territorio y vienen ampliando la frontera agrícola y ganadera. “Hace unos años la reserva estaba intacta, pero hoy en día no podemos decir que las montañas y territorios indígenas es virgen, sino de que está destruido en un 60%”, afirmó el líder mayangna.

Algunos de los aspectos más relevantes que describen la situación en Bosawás. Foto Emilio Bruno

Y es que el efecto por la presencia de colonos en Bosawás y sus malas prácticas, trae nefastas repercusiones para la reserva y sus habitantes indígenas. “Entre 2013 y 2016, treintitres familias (de colonos) abarcaron quince mil manzanas de tierra… el bosque fue botado y el suelo es usado para ganadería; provocando el desplazamiento de muchas familias mayangnas que ahora se sienten inseguros y desesperados”, mencionó Freddy Torres, representante de la Región Especial Alto Wangki Bocay, que integra a los tres territorios indígenas: Miskito Indian Tasbaika Kum, Kipla Sait Tasbaika y Mayangna Sauni Bu.   

En evidente ilegalidad, los colonos portan escritos en papel de cuaderno "y hasta en papel de cigarro", supuestos títulos de propiedad. Foto Emilio Bruno


Para Armando Edwin, representante del Territorio Mayangna Sauni Arungka, el cuido y la preservación de Bosawás es tarea de todos y todas, porque los bienes y servicios ambientales que da la reserva benefician a toda la humanidad, afirma. “Cuando hablamos de la seguridad alimentaria, desde el punto de vista de los pueblos indígenas, la seguridad alimentaria está en la reserva. De la caza y de la pesca, la recolección de frutas, es su seguridad alimentaria; la medicina tradicional están ahí también”.

Pero todos esos servicios ambientales, facilitados de forma gratuita por la naturaleza para los pueblos indígenas, están en riesgo. Emilio Bruno mencionó que un estudio contabilizó la presencia de 247 familias de colonos ubicadas sólo en territorio Sauni As; pero estas personas invasoras no llegaron solas. “en el estudio salió 990 perros cazadores (traídos por los colonos) que están exterminando los animales”  agregó.

Abandono institucional

Los líderes mayangnas, coincidieron en que el gobierno central, MARENA, INAFOR, gobiernos locales, Policía y Ejército, deben tomar cartas en el asunto, en la preservación del bosque, pero en cambio, dicen sentirse solos. “Hoy en día sentimos que no hay acompañamiento. Nosotros así andamos detrás de las autoridades, que son competentes que tienen que ver en estos daños. Pero la gente que viene son bastantes, vienen armados, y los indígenas no tenemos armas, ni practicamos la violencia” denunciaron.

Algunas de las armas incautadas a colonos que invadieron territorios indígenas en Bosawás. Foto Emilio Bruno


“Hace como 15 días, los comunitarios encontraron a unas personas haciendo carriles en el territorio. De buena manera los agarramos y los entregamos a la policía. Qué es lo que nos dijeron; qué autoridad tiene para traer gentes de las montañas, más peor, a mí me querían echar preso”, denunció el líder del territorio Sauni As. Agregó que de nueve personas arrestadas por tráfico de tierra, todos están libres. ¿Qué están haciendo las autoridades? ¿Para qué están las leyes del Medio Ambiente? ¿Cuántas leyes existen en Nicaragua, pero no funcionan?, cuestionó.

Los líderes indígenas abogaron porque el gobierno y la sociedad nicaragüense reconozcan la verdadera importancia que tiene el tema de Bosawás, no solamente por el beneficio de un pueblo minoritario, como el pueblo indígena mayangna, sino para el beneficio mayoritario; de todas y todos los nicaragüenses, centroamericanos y del mundo.

“Tenemos que abrir nuestra mente, por eso decía un proverbio africano, los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego”, concluyó Armando Edwin. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa