Gobierno de Nicaragua expulsa a ambientalistas

Compartir:

Por: La Prensa 

Pasada las 7:00 p.m. de este lunes 27 de junio el Gobierno de Nicaragua expulsó a los seis extranjeros miembros de la Caravana Mesoamericana para el Buen Vivir, confirmó la abogada Mónica López.

Según López, los jóvenes que estuvieron detenidos ilegalmente fueron sacados por tierra a las fronteras con Costa Rica y Honduras, donde fueron dejados sin avisar ni a sus familias ni a las autoridades consulares.

La expulsión ocurrió un poco más de cuatro horas después de que la fiscal auxiliar Gisselle Borge anunció que no acusarían penalmente.

La cancillería de Costa Rica informó que las autoridades nicaragüenses entregaron al indígena costarricense Byron Reyes Ortiz, a las autoridades ticas en el puesto fronterizo de Las Tablillas.

“No se presentaron cargos contra el ambientalista (en Nicaragua), según la información brindada a nuestro embajador, Javier Sancho”, dijo la cancillería.

Además de Reyes permanecían detenidos Daniel Espinosa Giménez Cacho, de España; Ana Laura Rodríguez, de Argentina y Eugenio Paccelli Chávez Macedo, Salvador Tenorio Pérez y Emmanuel de la Luz Ruiz, de México.

Piden explicación

Familiares de los jóvenes que buscaban información de sus parientes dijeron a LA PRENSA que considerarían oportuna una explicación de por qué se produjo la expulsión de los ambientalistas del país, si la Fiscalía nicaragüense afirmó que no presentarían acusación penal.

Lo que indica es que el Gobierno ha convertido toda la zona del Canal en una zona de excepción donde no hay derechos ni para los nacionales ni para los internacionales”. Mónica López, abogada.

Julieta Giménez Cacho, mamá del español Daniel Espinosa Giménez Cacho, aseguró que “sería pertinente que hubiera una información al respecto, porque todos entendemos que la situación en la que se dio esto es porque estaban en una comunidad que se ha mostrado muy en contra de la construcción del Canal y esto hizo que se detonara esta situación de esta manera, es como yo entiendo; que ellos no estaban haciendo nada malo, sino todo lo contrario”.

Por su parte, la hermana del costarricense Byron Reyes Ortiz, dijo que “vimos unas declaraciones donde dicen que ellos no fueron detenidos, pero nosotros opinamos lo contrario porque las personas que estuvieron ahí para darles asistencia legal en ningún momento pudieron comunicarse con ellos, entonces no sé cómo interpretar eso que dice la Fiscalía de Nicaragua”.

Giménez Cacho afirmó que en repetidas ocasiones llamó a las autoridades nicaragüenses, pero estas nunca respondieron a sus interrogantes. “Yo estuve llamando, llamé a Migración, me dijeron que no sabían nada y me remitieron a cancillería, después me remitieron a Gobernación y en realidad nadie sabía nada”.

Fanny Reyes Ortiz y Julieta Giménez Cacho agradecieron el apoyo y la solidaridad de las organizaciones nicaragüenses que prestaron asistencia legal a los ambientalistas. Asimismo Giménez Cacho destacó el trabajo de las embajadas de México y España.

Para la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, la decisión del Gobierno fue el resultado de la presión popular que “les hizo retroceder”.

“Así como va creciendo su dictadura, su autoritarismo, así va creciendo también su estupidez en el comportamiento… va de error en error”, criticó Núñez, quien considera que desde el primer momento las autoridades sabían que en el sitio no había explosivos, sino gasolina, pues llegaron policías y bomberos, en referencia al accidente casero en La Fonseca, Nueva Guinea, el cual fue motivo de comentarios por parte del presidente inconstitucional Daniel Ortega.

El sábado Ortega había referido que el incidente era investigado por la Policía y Migración “y tomarán lógicamente las medidas que tendrá que tomar para seguir garantizando la seguridad y el respeto a la integridad y a la soberanía también de nuestro país”.

Aparentemente estaban haciendo una serie de charlas para ver cómo podían hacer hornos artesanales, en este sentido manipularon unos barriles que tenían residuos de combustible y se dio el incidente”. Gisselle Borge, fiscal auxiliar.

Después de referirse a la paz y de que se había desterrado la guerra en el país, Ortega manifestó: “Lo que pasa es que hay una gente que le gusta seguir jugando a esto”. Y señaló Ortega que correspondería a las autoridades competentes “dilucidar bien qué está pasando allí, nacionales y extranjeros manipulando explosivos (y) ¿para qué esos explosivos?”

El embajador de México en Managua, Miguel Díaz Reynoso, quien junto con las representaciones diplomáticas de Costa Rica, España y Argentina realizaban gestiones coordinadas a favor de sus ciudadanos, señaló que desde el sábado la cancillería de Nicaragua respondió a una nota diplomática en la que informaban que los tres mexicanos, al igual que el resto de extranjeros, eran objeto de una investigación por el uso de explosivos.

Todavía este el lunes nadie les informaban dónde estaban, por lo cual el embajador mexicano invocó la Convención de Viena “para poderlos visitar estén donde estén”.

Sobre la Caravana dijo que en México “esa organización es respetada” y los jóvenes son profesionales reconocidos en sus comunidades.

Advertencia a Mexicanos

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), de México, publicó una “Guía del Viajero” para que los mexicanos que deseen viajar a Nicaragua tomen medidas de precaución.

La guía recuerda que en noviembre se realizarán elecciones presidenciales en  Nicaragua, “debido a lo anterior, el clima político-electoral podría complicarse, por lo que las autoridades nicaragüenses están en permanente alerta ante cualquier incidente que pudiera agravar la situación”.

Durante el presente mes se han registrado tres incidentes que han implicado la detención de cuatro mexicanos y una que se vio obligada a salir rápidamente del país.

El primero de junio fue arrestado el universitario de Zacatecas  Jobany Torres, quien fue declarado culpable de simulación de delito.

El embajador de México en Managua, Miguel Díaz, lamentó que hayan ocurrido hechos de detención o persecución como el caso de la doctora Viridiana Ríos.

El diplomático confirmó que recomendaron a Ríos que se fuera del país cuando detectó que era perseguida por la Policía. “Lo que hicimos fue ponerle en contexto… ponerle en contexto fue contarle los 15 días de encierro de Jobany… o sea, le dijimos la verdad, le dijimos lo que había pasado con Jobany… nosotros simplemente le informamos cómo había estado el caso de Jobany, la realidad… y no la versión de la Embajada”.

Los vinculan a los “Z”

La coordinadora del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Francisca Ramírez, denunció la mañana del lunes en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) que el pasado sábado, cuando fueron detenidos en Nueva Guinea, durante dos horas los policías entraban y salían y decía que “era un caso grave, que estábamos vinculados con un grupo de Los Zetas mexicanos”.

Ramírez denunció además maltrato al momento de la captura y dijo que varios de ellos presentan moretones a causa de los golpes recibidos.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa