¡No hubo consentimiento previo!

Compartir:

Cristopher Mendoza Jirón

La espalda aún reciente el subir repentino y el áspero azote al caer la panga, que olas tras olas esquivaba el soplar del viento y la energía del mar. Se siente en el cuerpo la adrenalina y en labios y ojos, la sal marinera que da el piquete gustozo a tan bonita experiencia. Cruje la panga y justo cuando afloran los nervios, hay tierra a la vista. Llegamos a Territorio Rama Kriol.

Y ahí estuvimos, entre el once y trece de mayo, en medio de sonidos e imágenes de la naturaleza bondadosa y las particularidades de sus habitantes indígenas y afrodescendientes.

En este lugar, una Comisión conformada por miembros de Fundación Popolna, el Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas (CALPI), del llamado Grupo Cocibolca; y un representante del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra Lago y Soberanía, corroboraron ante líderes de los gobiernos comunales y observadores internacionales, que las poblaciones de las Comunidades de  Bangkukuk Taik, Monkey Point y Rama Cay, de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS); no han sido consultadas de manera previa, libre e informada, para dar su consentimiento a la firma del acuerdo de arriendo indefinido de su territorio.

Lo anterior, contradice lo dicho en el convenio firmado el miércoles tres de mayo, por el presidente del Gobierno Territorial Rama y Kriol (GTR-K) Héctor Thomas y la Comisión de Desarrollo del Gran Canal, para el arrendamiento de 263 kilómetros cuadrados del territorio en cuestión;que practicamente autoriza en ese lugar, la construcción del megaproyecto.

Ciudadanía de Monkey Point, afirmó que Johnny Hodgson, delegado de la Presidencia en la RACCS; Michael Harley, funcionario de ProNicaribe y Danilo Chang, delegado del megaproyecto canalero en la RACCS, llegaron dos veces a la comunidad, pero que en ninguna ocasión consultaron a nadie acerca del proyecto, ya que abandonaron el territorio rápida y sospechosamente por desacuerdos con la población y temor por la llegada del líder de la Comunidad, Allen Clair.

Edward Duncan, poblador de Monkey Ponit, recuerda haber hablado con el funcionario de presidencia: “Sabes qué Johnny Hodgson, él no estás afectado, tienes tu sueldo todos los minutos, todas las horas. Y él vive de eso. Pero si vienes a sacar a nosotros de aquí, qué hay de nosotros. Qué ustedes piensan de nosotros; y de ahí el empezó a hablar otra cosa, él no me pone mente y se puso a hablar, hacer bulla y como habla duro, no me hace caso…”.

Video: Rupert Allen Clair Duncan (Presidente Comunidad Monkey Point / Miembro GTR-K)

En la comunidad de Bangkukuk Taik, en donde viven las últimas personas que hablan el idioma rama. La ciudadanía se mostró preocupada.

“Nadie, nadie, quiere irse de aquí […] la firma dice que hay plata como arena dijo Jhonny Hodgson. El que firmaba tiene que pensar qué va a hacer con el dinero, pero era al revés. Al firmar tenemos que buscar como irnos de acá”, aseguró un comunitario que relató sobre la visita de Hodgson en su comunidad.

Video: Comunitarios de Bangkukuk Taik 

En la Isla de Rama Cay, con la población más numerosa del pueblo Rama, la visita de la Comisión fue de mucho provecho, aseguraron las y los asistentes que desconocían del proyecto canalero. Ronda McCrea, una de las participantes que más encontró respaldo al dar su opinión, se presentó como estudiante universitaria, y dijo que “nunca he oído de este proceso del Gran Canal, imagínate las personas que no han estudiado. Siempre cuando hay reunión en la comunidad, saben que estamos en la casa, pero nunca nos han visitado en la casa para invitarnos a esa reunión. Nos excluyen de todo de lo que viene a Rama Cay”, enfatizó.

Video: Ronda McCrea (Pobladora de Rama Cay) 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa