Ejecución del presupuesto educativo es “deficiente”

Compartir:

Por Sayuri Nishime

“Hay un divorcio entre los resultados de la educación y las necesidades de las empresas” afirmó el diputado Enrique Sáenz, al analizar los factores que provocan el aumento en las tasas de desempleo, en el “Foro Nacional “Financiando el Futuro; más recursos, mejor educación”, convocado diversas organizaciones civiles.  

Para Sáenz, es primordial que el Estado defina una Política Pública a largo plazo, por medio de la cual se asignen recursos suficientes para la educación, orientados en mejorar el entorno, plazas para docentes, provisión de materiales, condiciones de infraestructura y mayores contenidos.

Por su parte, Adelmo Sandino, economista e investigador del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), afirma que en Nicaragua se asignan recursos para la educación, y que además, el país mantiene niveles similares a la de otros en la región, en cuanto a inversión relacionada con el PIB. Sin embargo, hay rezagos en materia de calidad, los cuales se visibilizan con la desigualdad de oportunidades.

El gasto público educativo en primaria y secundaria es regresivo, beneficiando a los menos pobres de la población… la calidad de los aprendizajes no es homogéneo, en parte, porque la provisión de recursos en las escuelas no lo es…”, agregó Sandino.

Según el diputado Sáenz, esta desigualdad es ocasionada por una falta de planificación en el presupuesto, y se refleja en la racionalidad del gasto. “Siempre se le asignan recursos a las mismas escuelas”. Por lo cual, consideró que no basta con la inversión en la educación, sino que son necesarios otros elementos como la capacidad de ejecución, la transparencia y la supervisión de la ciudadanía.

Urge mejorar la formación docente

La formación de las y los docentes, es primordial para afrontar los desafíos de la educación. Según el economista Sandino, la mitad de lo que se invierte en educación, es asignado a las plazas para las y los maestros. Sin embargo, hace falta impulsar mayor calidad y facilitar suficientes materiales de docencia y aprendizaje para proporcionar espacios educativos adecuados.

Vea también: Mejor calidad docente para optimizar la enseñanza

Para un mayor desempeño en la docencia, es necesario mejorar los currículos en cuanto a la formación técnica-pedagógica y administrativa, así como promover el uso y manejo adecuado de herramientas tecnológicas.

Según Sáenz, las condiciones adecuadas repercutirán en la calidad de docentes. Para ello, consideró necesario brindar mejores oportunidades salariales y seguridad social, así como ofrecer estímulos.

Educación “es incluirnos a todas y todos”

Para la doctora Ana Adilia Cuadra, de la Alianza Los Pipitos-Pajarito Azul, una de las barreras para optimizar la educación, es que “actuamos como islas”. A cada maestra y maestro sólo le interesa su clase, pero no formar una red de apoyo enfocada a la inclusión de todas y todos, refirió.

Hay colegios en los que se les continúa cerrando las puertas a niñas y niños con discapacidad, pese a que “tenemos un marco legislativo… pero todo el mundo se lo mete en la bolsa”, añadió.

 

Según Cuadra, es necesario optimizar la formación de docentes para lograr una educación inclusiva. “Necesitamos intérpretes en todos los colegios”, así como constantes capacitaciones, mejoramiento de infraestructura y materiales. “Jugando se aprende”, afirmó.

Cerrar las puertas de la educación a niñas y niños, es no aplicar los principios de justicia social y equidad. “Justicia no es darle a todos por igual, sino darles según lo que necesitan… las personas al igual que las aves, son diferentes en su vuelo, pero iguales en su derecho a volar…” concluyó.

El Foro Nacional “Financiando el Futuro; más recursos, mejor educación” se realizó este miércoles 11 de mayo, en el marco de la campaña de la Semana Mundial de Acción por la Educación (SAME).

El objetivo es promover una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todas y todos. Asimismo, está enfocada en demandar al Estado de Nicaragua el aumento de la inversión en educación, hasta alcanzar al menos un 6% del PIB, al año 2030. Además, garantizar la gratuidad y universalización de la educación maternal e inicial en el área urbana y rural; e informar públicamente de los presupuestos.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa