Interés económico encima de lo ambiental

Compartir:

“¿Cómo está la gobernanza local? ¿Quiénes están fiscalizando? ¿Dónde está la presencia de los gobiernos locales? Dan autorización para un corte y cortan, cortan y cortan. Es un tema de voluntad política”, expresó Francisco Espinoza, de Misión Bosawas, al analizar las repercusiones gravísimas que está teniendo la deforestación.

Para Francisco, la destrucción del ambiente es parte del modelo de desarrollo que se ha venido instaurando en el país, poniendo “los intereses económicos, por encima de los intereses ambientales”.               

Y mientras la voluntad política no se active para detener la deforestación, la sequía seguirá afectando a la población. Por ello, en Onda Local te presentamos la crisis ambiental que se vive en tres diferentes localidades de Nicaragua.

  1. Alerta en Los Guatuzos

El primer humedal nacional en ser declarado Sitio Ramsar (1997), es amenazado por prácticas que provocan la sequía de algunos de los 18 ríos que lo conforman. La contaminación con pesticidas, las quemas, y la ganadería extensiva se han convertido en los principales enemigos de este Refugio.

Este humedal es conocido como “Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos”, ubicado en San Carlos, Río San Juan. Además de los 18 ríos, en el Refugio también hay varias lagunetas. Asimismo, es ocupado mayormente por bosque húmedo tropical.

Actualmente, la mayor afectación que se observa en el Refugio, es la desecación del río Papaturro. “En la zona norte hay mucho monocultivo y utilizan pesticidas. Las cuencas altas están siendo contaminadas. En junio tuvimos mortandad de peces, todas las especies propias del Refugio”, afirmó Aylen, ecóloga y habitante de Papaturro.

Aylen comentó que en San Carlos hay escasez de agua, debido también, a que en Costa Rica nacen la mayoría de los ríos “y  ellos hacen malas prácticas. Dragaron, hicieron represas y desviaron el río Papaturro. Está seco. Hay que caminar en tierra, ya no podemos navegar”.

Parte de las acciones de la población de San Carlos, es organizarse en un comité colaborativo para promover la conservación del ambiente y la vida en armonía con la naturaleza, como realizar “acciones sostenibles. Se cultiva cacao orgánico porque es amigable con el bosque”.

  1. “Un árbol más no se va a cortar en la zona”

Pobladores de Nueva Segovia, por su lado han realizado constantes denuncias por la tala indiscriminada que se ha venido haciendo en la zona, desde hace más de cuatro años.

“Hay un corte irracional. Y la situación aquí es que los ríos se secaron. Santa María (municipio) no tiene agua. Macuelizo (municipio) no tiene agua. San Fernando (municipio) tenía siete ríos, ahora sólo tiene tres”, expresa preocupado Pedro Basilio, habitante de Jalapa.

Según Pedro, dos días antes de la celebración del Día de la Tierra, se pronunció el procurador Hernán Estrada, ante las denuncias hechas por la población, quien afirmó que “un árbol más no se va a cortar en la zona”.

Sin embargo, las y los pobladores no se dormirán, seguirán en la lucha levantando “una voz para las vidas de las actuales y futuras generaciones. Hay que pronunciarnos, de lo contrario, vamos a quedarnos secos y morirán de hambre los humanos y los animales”.

  1. Desforestación: “El talón de Aquiles de Bosawas”

Para Francisco Espinoza, de Misión Bosawas, la deforestación es multicausal. “Los arroceros están talando y están chupando toda el agua. Los agricultores, el avance de la frontera agrícola y la ganadería extensiva. Camiones que vienen cargados de maderas de las plantaciones forestales. ¿Qué está haciendo el Estado?”, se preguntó.

Alberto Mercado, especialista en áreas protegidas, afirmó que en Nicaragua hay un buen marco jurídico, que permitiría regular las acciones que se realizan en contra de la Reserva de Bosawas. “No nos podemos quejar de ausencia de normas. El asunto está en quién le pone la cascabel al gato”.

Para Alberto, la destrucción de la Reserva de Bosawas se debe al cambio de suelo, lo que coincide con el informe “Crisis socio-ambiental de Nicaragua post sequía 2016”, elaborado por el Centro Humboldt. En dicho estudio también se afirma, que la situación de la Reserva es “directamente proporcional al aumento de áreas agrícolas y pastizales”. Por lo cual, es importante la “desconstrucción del concepto de agricultora relacionado con la tala”, manifiesta Alberto.

En la zona, según Alberto, tampoco hay un manejo adecuado de las cuencas, por lo cual urge unir esfuerzos entre el Ministerio del Ambiente, la Procuraduría General de la República, el Ministerio Público, la Policía Nacional, el Ejército de Nicaragua, a través del batallón ecológico, y la ciudadanía.

Francisco, también considera la importancia de unir esfuerzos y de dejar la división entre lo urbano y lo rural. “En Managua se piensa en desarrollo económico y se cree que la guerra terminó. Pero la guerra sigue entre Mayagnas y colonos como consecuencias de las afectaciones que está teniendo la Reserva”.

“Aunque se celebre el Día de la Tierra, no podemos decir que nos sentimos contentos, que nos sentimos regocijados y satisfechos con relación a acciones de protección de esa gran riqueza étnica cultural, ecológica, biológica, económica que representa para nuestro país la gran Reserva Biológica de Bosawas”. Alberto Mercado.

Escuche también: Funeral del MARENA en la Reserva Biológica Indio Maíz

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa