“Se sembró una semilla”

Compartir:

Cristopher Mendoza Jirón

El grupo de campesinos y campesinas que conforman el Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, llegó este jueves siete de abril a la Asamblea Nacional para hacer lo que saben hacer muy bien; sembrar.

Pero esta vez no eran frijoles, ni plátanos, ni malangas, desde hace dos años “siembran la semilla de la esperanza y la valentía” para todo un pueblo que se ha visto amenazado desde 2013, cuando el gobierno de Daniel Ortega anunció la construcción del canal interoceánico, en sociedad con el empresario de origen chino, Wang Jing.

“Este jueves, es una fecha histórica, se ha sembrado una semilla que da esperanza y fortalece la dignidad del pueblo nicaragüense” reiteró con notable alegría Mónica López Baltodano, asesora jurídica de la agrupación, quienes desde muy temprano llegaron hasta la Asamblea Nacional para presentar su Iniciativa de Ley para derogar la Ley Canalera (840).

“La iniciativa, es resultado del esfuerzo ciudadano que expresa el legítimo pensamiento del pueblo campesino afectado directamente por el proyecto de construcción del Canal Interoceánico. Dicho esfuerzo, ha encontrado en Fundación Popol Na y su equipo de Ecoabogados  el debido respaldo para el asesoramiento y gestión jurídica. Pero además destaca el apoyo firme y decidido de diversas instituciones de la sociedad civil y los miles de nicaragüenses, hombres y mujeres que nos dieron sus firmas, las cuales presentamos hoy, para reivindicar que no somos nada más “los cuatro locos” aquellos que vieron marchar y gritar. ¡Somos más!”, mencionó en un comunicado la agrupación campesina.

Según López Baltodano, el objetivo de la iniciativa es “garantizar el bien común de todas y todos los nicaragüenses, la recuperación de la soberanía nacional, el restablecimiento del orden constitucional y jurídico de la nación, la tutela de los derechos humanos de la población y la protección de los bienes comunes y recursos naturales de país”. De lo anterior, agrega López, se pueden mencionar varias áreas protegidas, con especial atención al daño que podría significar para el Gran Lago de Nicaragua; que de acuerdo a la Ley General de Aguas Nacionales (Ley 620) “deberá considerarse como reserva natural de agua potable, siendo del más elevado interés y prioridad nacional para la seguridad nacional”.

Más de 28,600 personas estaban ahí

La presencia de más de 28 mil personas, hubiesen colapsado los pasillos y salones de la Asamblea Nacional, pero con sus firmas estampadas en papel y hojas legales, bastó acomodarlos en gran cantidad de folders para acompañar al grupo de campesinos en la entrega de la Iniciativa de Ley.  “Realizamos campañas de recolección de firmas y logramos obtener veintiocho mil seiscientos noventiocho. De esa cantidad, casi siete mil fueron en hojas legales y en presencia de la notaria, tal y como la Ley (de participación Ciudadana) manda. Recordemos que la cantidad solicitada para presentar una iniciativa es de cinco mil y nosotros nos pasamos todavía”, manifestó Medardo Mairena, quien funge como nuevo vice coordinar del Consejo campesino.

Camino de la Iniciativa en la Asamblea Nacional

Una vez aceptada, el siguiente paso es ponerla en agenda y presentarla al plenario, que luego la remitiría a la Comisión de Transporte e Infraestructura. Lo siguiente implica la realización de las consultas públicas; y una vez obtenido el Dictamen, para finalmente, someterla a debate con los diputados.

Por su parte, Francisca Ramírez, nueva coordinadora de la agrupación campesina, y una de las más conmovidas al ver sello y firma que certifican la aceptación de la Iniciativa, mencionó que no descansarán hasta la aprobación de la Ley que derogará la Ley Canalera (Ley 840). “Vamos a presionar en todo momento para que nuestro derecho se cumpla y con mucha más razón estamos convocando a la marcha número sesentaicinco, la cuarta de carácter nacional, el día 22 de abril, Día de la Madre Tierra, a realizarse en Nueva Guinea”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa