Es un montaje lo de Chichigalpa

Compartir:

Cristopher Mendoza Jirón

En horas de la mañana de este viernes seis de noviembre, unas sesenta personas provenientes del municipio chinandegano de Chichigalpa y afectadas de Insuficiencia Renal Crónica (IRC) pasaron frente a la entrada principal del municipio de Nagarote rumbo a Managua.

El grupo de marchistas, al que cada vez se suman más participantes, salió desde el pasado miércoles cuatro de noviembre de sus hogares en una nueva caminata de protesta, exigiendo la liberación de 16 personas detenidas y trasladadas a las celdas de Auxilio Judicial en Managua (conocida como El Chipote), a quienes se acusa de crimen organizado, robo agravado, fabricación, tenencia y uso de armas, artefactos explosivos, entre otros, en perjuicio del Estado de Nicaragua y la alcaldía municipal de Chichigalpa.

El pasado seis de octubre miembros de la Asociación de Enfermos de Insuficiencia Renal Crónica “Nueva Esperanza”, realizaron un plantón frente a las instalaciones de la licorera del Grupo Pellas.

“A ellos los sacan de sus casas, pero ellos estaban al principio frente a la licorera. Pacíficamente ellos estaban protestando, reclamando sus derechos. Luego les mandaron los antimotines y no sé cómo empezó la lucha cuerpo a cuerpo” relató María Peña Chávez, madre de una de las detenidas. Según Peña, los antimotines lanzaron gases lacrimógenos “y los enfermos no tuvieron más defensa que garrar piedras”.

Una pequeña comisión del grupo de marchistas llegó esta mañana hasta el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH). Dicen en su denuncia, que a eso de las siete de la noche la noche del seis de octubre, después del enfrentamiento, “llegaron unos hombres jóvenes, con los rostros tapados que destruyeron una gasolinera y después personas se robaron las cosas que habían ahí. Luego se fueron para la alcaldía, entraron a la oficina del alcalde, tomaron un puño de papeles y los quemaron”, reveló el grupo de personas, quienes se oponen a las acusaciones realizadas hacia las personas detenidas.

¡Un montaje!

Por su parte Carlos Manuel Martínez, manifestante con IRC, dice que se trata de un montaje para desmantelar la lucha histórica, en reclamo de los derechos de las personas con IRC ante el Grupo Pellas. “Calculamos que es un montaje y el gobierno puede buscar pruebas. Incluso el mismo dueño de la gasolinera Erick Baltodano dijo que le empañaron la lucha a los pobres enfermos (IRC) los pandilleros que llegaron. Fueron los pandilleros que comenzaron a tirar piedras hacia los vidrios de la gasolinera”, manifestó.

No hay garantías

Este viernes seis de noviembre de 2015, el grupo de personas detenidas cumplió 31 días en las celdas de Auxilio Judicial, sin que se conozca la fecha de la audiencia, donde se supone deberían procesarlos. Al parecer tendrán que esperar la mejoría de salud del juez Henry Morales, mismo que lleva el caso de los detenidos en Mina Limón, quien pese a haberse reportado enfermo, inexplicablemente se le ha visto en otras audiencias, mencionó el director jurídico del CENIDH, Gonzalo Carrión.

Asimismo, el defensor de derechos humanos explicó que estar mucho tiempo encerrados “en las celdas del Chipote” -un lugar pensado para torturar a las personas-, implica diversos riesgos a la salud de personas con IRC. Pero además se violan un sinnúmero de derechos y garantías constitucionalmente establecidos. “Al no realizarse la audiencia inicial que está establecida en el término de diez días, ya se ha rebasado más de lo razonable y esa indefinición que tiene el juez de audiencia es completamente ilegal. Sólo cabría que a lo de inmediato se ponga en libertad a todos los detenidos”, concluyó Gonzalo Carrión.

La comisión que llegó al Cenidh posteriormente se reincorporó al grupo de marchistas, quienes contemplan llegar a Managua el próximo lunes nueve de noviembre, en horas de la mañana.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa