Educación, economía y empoderamiento de las mujeres

Compartir:

Por Sayuri Nishime y Cristopher Mendoza Jirón

Con el objetivo de promover y visibilizar el liderazgo de las mujeres, la tarde de este jueves, se llevó a cabo el foro “La mitad de la tierra. La mitad del cielo. Y ¿la mitad del poder?”. En el evento, panelistas, en su  mayoría mujeres, especialistas en los temas de educación, economía, interculturalidad, ciencias sociales, empresarias y feministas, expresaron sus puntos de vista sobre los desafíos y oportunidades de las mujeres el ámbito educativo, económico y público.

La actividad contempló dos paneles temáticos. Siendo el primero, un conversatorio sobre la educación y el liderazgo de las mujeres en Nicaragua. “Cuando es una educación de calidad y que incluye a las mujeres plenamente, es una educación que empodera a las mujeres y que les permite efectivamente, convertirse en una mitad importante de la sociedad”, afirmó en su introducción la socióloga y moderadora Elvira Cuadra. La educación aparece como un factor clave para el desarrollo del país, con el poder de influir en las conductas de hombres y mujeres, y esa es su importancia, agregó Cuadra.

El Estado de Nicaragua por mandato constitucional, tiene la obligación de crear las condiciones para la equidad de género. La Constitución Política establece la igualdad en derechos y oportunidades para las y los nicaragüenses. “En tal sentido, el sistema educativo también está obligado a crear las condiciones para asegurar la equidad de género, sobre todo en la educación con un enfoque intercultural. Aunque también se espera el reaccionar de la sociedad en su conjunto”, opinó Alta Hooker, rectora de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe de Nicaragua (URACCAN).   

Por otra parte, en los últimos años se ha observado que un mayor número de mujeres en relación a hombres, se han graduado en la educación superior en Nicaragua. No obstante, el rezago en la equidad para ocupar cargos de liderazgo en el ámbito público, persiste. “Pero en el ámbito público comunitario son las mujeres las que tiene mayor protagonismo, lo que pasa es que muchas veces se les invisibilidad y no se les reconoce con capacidad suficiente para llenar otros escenarios. Tiene que ver con falta de voluntad política de quienes detentan el poder, porque hay un bonito discursos sobre la equidad de género, pero no es suficiente”, consideró el director ejecutivo de Fe y Alegría Nicaragua, Silvio Gutiérrez.

La ausencia de líderes y lideresas, a juicio de la especialista en educación Melba Castillo, se explica con un ejemplo sencillo. “Desde las escuelas, a las niñas y a los niños se les enseña a que se callen, que hagan silencio. Negándoles a que hagan uso de uno de los instrumentos más importantes, como es la voz”.

Mujeres vistas con identidades públicas

Lo antes mencionado, muestra que las mujeres han avanzado en la educación, sin embargo ¿Qué papel juegan en el sector público? Fue una de las interrogantes del segundo plenario con el tema “Dinero, empleo y desarrollo del liderazgo de las mujeres en Nicaragua”. Bertha Valle, gerente general de Vos TV y moderadora del plenario, inició manifestando que es necesario “que la participación de las mujeres en las empresas, se vea más que por justicia, como resultados de lo que ellas son capaces”.

El reto para que las mujeres tengan presencia en las empresas, es “romper con las identidades de género tradicionales” y construir una sociedad que promueva la participación de las mujeres. La sociedad actual “no ha colectivizado los cuidados”, afirmó Martha Yllescas, consultora en políticas públicas con enfoque de género.

 Los puestos gerenciales para las mujeres, son más difíciles de alcanzar. Los pretextos son que cargos así, necesitan mayores horarios y que las mujeres con su triple jornada, no los podrán desempeñar, manifestó Carolina López, vicepresidenta de Red de Empresarias de Nicaragua. Para Silvia Torrez, consultora en género y empoderamiento económico, estas situaciones son el resultado de que “las instituciones de este estado tengan una cultura patriarcal. Eso se expresa en la política”.   

“Yo no creo que los cambios vengan desde arriba”

Para romper el techo de cristal, se necesita demandar igualdad para que las mujeres también ejerzan poder, crear relaciones de cooperación entre las mujeres, mayor educación y “que nos asumamos mujeres con identidades públicas de empresarias o microempresarias, más que como abuelas y madres”, afirmó Torrez.  Asimismo, también es necesario rescatar la historia de los avances que se han logrado. “Los logros y las conquistas que actualmente existen fueron peleadas por las feministas”, expresó Yllescas.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa