Cortesía / Sano y Salvo

Policía de Nueva Guinea prohíbe reunión anual de Sano y Salvo

Compartir:

La organización Sano y Salvo denunció que la Policía de Nueva Guinea y el comisionado departamental, Otto Nicolás Portillo, prohibieron la realización de su Asamblea General Anual, este 15 de febrero de 2021, lo cual viola los derechos de organización y asociación.  

 

 

El sábado 13 de febrero de 2021, el Comisionado Norvin Díaz Somoza de Nueva Guinea llamó a la maestra Elba Rivera, socia de la organización, para preguntarle si era verdad el evento de Sano y Salvo. Rivera le confirmó la reunión y, ante la pregunta del Comisionado Díaz de qué si se trataba de un evento político, le respondió que no. Rivera explicó que era meramente una asamblea de las personas asociadas  procedentes de varios municipios de la RAAS y Río San Juan.

El domingo 14 de febrero le informaron a Elba Rivera que el Comisionado Díaz había llegado a finca orgánica La Esperancita a preguntar sobre el evento. Rivera también conoció que había policías de civil en el campo de béisbol de la comunidad del mismo nombre. “Hoy cuando iniciaron a llegar las y los productores y querían entrar a la calle que va a dar a la finca La Esperancita, y cuando ya se llevaba la provisión y las sillas en una camioneta de acarreo, estos fueron detenidos por el comisionado Díaz y más policías y antimotines”, señala.

Elba Rivera llamó al Comisionado unas tres veces para explicar nuevamente el objetivo de la reunión; pero nunca respondió.

Al no tener respuesta, Rivera fue personalmente a hablar con el Comisionado Díaz, quien le informó que, “por mandato superior, no se podía dar el permiso”. El Comisionado se comprometió a consultar con su superior. La respuesta no tardó en llegar, el Comisionado Departamental, Nicolás Portillo, le hizo saber que no permitiría la actividad.

El presidente de la Esperanzita que es una fundación y Escuela Campesina de Agricultura Ecológica en el Trópico Húmedo, conocida como la cuna de la agricultura orgánica en Nicaragua, explicó al comisionado Norvin Díaz las repercusiones económicas que tiene esa prohibición para la Asociación Sano y Salvo, así como para las y los productores. “Las y los productores vienen de toda la Región Autónoma del Atlántico Sur y de Río San Juan, de Bluefields, El Rama, Kukra Hill, Laguna de Perlas, Nueva Guinea, El Castillo y de la comunidad Rama Cay”, señala la organización.

Este hecho, constituye una grave violación y ocasiona daños a más de 80 campesinos mestizos e indígenas que vinieron desde todas esas comunidades lejanas, donde unos tienen que viajar hasta dos días para participar en su asamblea.

Los intentos de Elba Rivera de explicar las repercusiones económicas y la molestia al campesinado que venía viajando, no fueron escuchados. El Comisionado Díaz justificó que el país está en un año electoral y que tales eventos están prohibidos. 

“Como campesinado, nos sentimos violentados en nuestros derechos constitucionales y nos afecta gravemente en lo económico. Los socios y socias son de todas las tendencias políticas, y nuestra asamblea nunca se habla de política partidaria, por la diversidad religiosa y partidaria que hay en la asociación”, dice la denuncia de Sano y Salvo.

Por otra parte, señala, la asamblea es obligada para cumplir con los estatutos y con las reglas del Ministerio de Gobernación.

“Esta arbitrariedad deja sin argumentos aquellas personas locales, nacionales y extranjeras que todavía quieren justificar la represión”, finaliza la denuncia. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa