Los barrios costeros de Bilwi todavía no se recuperan de los efectos del huracán Eta
Julio López / Onda Local

Huracán Iota causa preocupación en Puerto Cabezas

Compartir:

Todos sabíamos que esto, tarde o temprano, iba a pasar (huracán Eta) dice resignado un poblador de Puerto Cabezas, Caribe Norte de Nicaragua, mientras hace una lista de materiales para reparar el techo de su casa. Nunca se imaginó que iban a ser dos huracanes seguidos en 15 días.

El huracán Iota, actualmente de categoría 1, se fortalecerá la noche de este domingo 

En la ciudad de Puerto Cabezas se viven momentos de zozobra ante el inminente impacto del huracán Iota, catalogado como potencialmente peligroso por el Centro Nacional de Huracanes. Se prevé que, en las próximas horas, Iota sea un huracán mayor. Por ahora, agarra fuerza a medida que avanza hacia la Costa Caribe Norte de Nicaragua.

Esta vivienda fue arrasada por el paso del huracán Eta en el Caribe Norte de Nicaragua         Fotografía: Julio López / Onda Local

La preocupación no es para menos. El Centro Nacional de Huracanes (NCH) informa que Iota se fortalecerá rápidamente la noche de este domingo 15 de noviembre, mientras se acerca a Nicaragua y Honduras. Se espera traiga vientos potencialmente catastróficos, marejadas y lluvias intensas.

Wauhta Bar, otra de las comunidades miskitas, afectadas por el huracán Eta.        Fotografía: Julio López / Onda Local

El Caribe Norte de Nicaragua aun no se recupera de los daños causados por el huracán Eta y debido a la cantidad de agua que cayó, el riesgo de inundación es mayor. La gente sigue clamando por ayuda, especialmente comida, agua y medicina. La ciudad de Bilwi aún no ha sido limpiada completamente de las ramas dejadas por Eta y sus barrios costeros recuentan los daños ocasionados en las viviendas, pozos y letrinas. Las enfermedades como la diarrea y erupciones en la piel son ya frecuentes, debido a la contaminación del agua. La población está consciente que este otro huracán empeorará la situación.

Un poblador de Puerto Cabezas reparando el techo, tras el paso del huracán Eta.              Fotografía: Julio López / Onda Local

Iota pasó de tormenta tropical a huracán de categoría 1, la madrugada de este domingo 15 de noviembre, convirtiéndose así en el decimotercer ciclón de la temporada de huracanes en el Atlántico que, este 2020, ha impuesto récord.

En Haulover, los comunitarios empezaron a reconstruir sus viviendas, pero ahora son amenazados por el huracán Iota.    Fotografía: Julio López / Onda Local

Carlos Alemán, coordinador del Gobierno Regional de la Costa Caribe Norte, declaró a Radio URACCAN Siuna que, las personas que se habían ido a tratar de reconstruir las viviendas en Wawa Bar y Haulover fueron trasladados hacia las universidades Huracán y la BICU para que estén resguardados, igualmente la población de Wauhta y Karatá. El resto de las comunidades están siendo evacuadas hacia Walpasiksa y Layasiksa. “La idea es que todas las comunidades que están en la zona costera puedan buscar un lugar seguro. También se está tratando de garantizar el avituallamiento en los albergues de Waspán, Bilwi y Prinzapolka”, manifiesta Alemán.

La población de las comunidades costeras del Caribe Norte de Nicaragua ha sido evacuada  Fotografía: Georgina Vargas / Voces en Libertad

Por su parte, Guillermo González, codirector del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) informó que activaron las evacuaciones en las zonas de riesgo, especialmente en todos los municipios del Caribe Norte, incluyendo el Triángulo Minero, Jinotega, Nueva Segovia, Matagalpa, Madriz, Chinandega, Rivas y Rio San Juan. También informó que se realizó la suspensión de los zarpes, concretamente de la pesca artesanal y naves de mediano porte.

Iota se encuentra a unos 225 kilómetros al este de Isla de Providencia de Colombia y a 460 kilómetros al estesureste de Cabo Gracias a Dios, con vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora (unas 90 millas por hora), próximo a alcanzar la categoría 2.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa