Mujeres en Kakabila, Costa Caribe Sur, Nicaragua
Fernweh Reise / Flickr

Las mujeres indígenas en Nicaragua siguen luchando contra la discriminación y exclusión

Compartir:

La herencia indígena de sus ancestras las ha marcado para toda la vida, el perfil de una mujer negra con una mirada intensa, ojos rasgados, cabello negro; el espíritu de coraje y valentía  es el reflejo de sus raíces, la caracterización de su cultura y la histórica permanencia de sus pueblos. 

Las mujeres indígenas en Nicaragua viven junto a sus comunidades la desigualdad, la pobreza, exclusión y la lucha constante por ganar los espacios que les han sido negados y que por derecho les corresponden.

Este 05 de septiembre, se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena, una fecha que recuerda la existencia de al menos 522 pueblos indígenas en Latinoamérica, de esta población el 59% lo representan mujeres.

En el Caribe de Nicaragua, se pueden encontrar los pueblos indígenas Miskitus, Mayagnas o Sumus, Ramas y Afrodescendientes (Creoles y Garífunas); a pesar del tiempo y los embates culturales han logrado mantener sus tradiciones, lengua materna y el legado heredado por sus antepasados.

Lea también: Indígenas demandan saneamiento de sus territorios

Para Dollene Miller, mujer costeña e indígena de la comunidad Creole Afrodescendiente de Bluefields;  la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Indígena significa retos a enfrentar en nuestro país, “identificar a la mujer indígena en su día se encuentra en un contexto de entender el concepto de género en los pueblos indígenas; es también conservar esa cultura de pueblos originarios que de manera sistemática y en medio de tanta pobreza se ha logrado mantener una identidad indígena, tan necesaria para que la población y el mundo pueda entender de que hay diversidad y en esa diversidad también debe respetarse a la mujer”, señaló.

En el artículo 5 de la Constitución Política de Nicaragua se reconoce la presencia de los pueblos indígenas en el país, “El Estado reconoce la existencia de los pueblos indígenas, que gozan de los derechos, deberes y garantías consignados en la Constitución y en especial los de mantener y desarrollar su identidad y cultura, tener sus propias formas de organización social y administrar sus asuntos locales; así como de mantener las formas comunales de propiedad de sus tierras y el goce, uso y disfrute de las mismas, todo de conformidad con la ley. Para las comunidades de la Costa Atlántica (Caribe) se establece el régimen de autonomía en la presente constitución”.

Dollene Miller, mujer costeña e indígena de la comunidad Creole Afrodescendiente de Bluefields. Fotografía: Facebook / Dollen Miller

Miller manifestó que el Estado no ha dado protección a estos pueblos indígenas, “las políticas públicas del Estado todavía no han logrado identificar la manera de respetar los derechos de la mujer indígena y eso es lamentable porque ya llevamos casi doscientos años de ser República y la Costa Caribe tenemos aproximadamente 140 años de estar anexados y lo que encontramos es que como que existiese una política de mantener a estos pueblos y las mujeres indígenas sometidas a un estrato social en donde salir de esa situación  se vuelve difícil”.

Históricamente, los pueblos indígenas han protagonizado distintos procesos de exclusión, en este contexto se les ha violentado sus derechos y han limitado sus oportunidades. 

Becky McCray, es la primera abogada del pueblo Rama, creció en la comunidad de Rama Cay territorio Rama y Kriol, considera que conmemorar el Día Internacional de la Mujer Índígena, “visibiliza la lucha, la participación, la capacidad de liderazgo que tiene la mujer indígenas, en las tomas de decisiones dentro de su pueblo, comunidad, territorio y en diferentes ámbitos”.

Becky McCray, creció en la comunidad de Rama Cay territorio Rama y Kriol.
Fotografía: Cortesía / Onda Local

Sin embargo, Mc Cray  explica que en Nicaragua, el Estado tiene una deuda con las mujeres indígenas, “no existe una política pública enfocada a los derechos de las mujeres indígenas para la inclusión”. Mc Cray, aseguró que las mujeres indígenas han sido discriminadas para ocupar cargos públicos, políticos y profesionales, “siempre somos calificados de última categoría, y peor si no perteneces a un partido político”, manifestó.

Tanto Miller como Mc Cray, coinciden en que la lucha que lideran las mujeres indígenas en la actualidad está relacionada con su subsistencia. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa