Luis Almagro, Secretario general de la OEA y Pablo Abrao, secretario ejecutivo de la CIDH
Cortesía / Onda Local

Luis Almagro reitera posición de no incorporar a Pablo Abrao como secretario ejecutivo de la CIDH

Compartir:

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo que no impondrá un Secretario Ejecutivo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y reconoció a ésta “su derecho de seleccionar a la persona que considere más apta ética y profesionalmente para el desempeño del cargo”. Además indicó que no participará de la selección del Secretario Ejecutivo de la CIDH. 

“No tengo ningún interés ni deseo de participar en la selección del próximo Secretario Ejecutivo, ni participar en las discusiones que lleven a su elección, ni de escogerlo por mi parte. Ese proceso corresponde y corresponderá a la CIDH”, señaló Almagro en un comunicado de prensa, publicado en el sitio web de la OEA, este 28 de agosto.

Sin embargo, Almagro reitera que, “de ninguna manera incorporará o reincorporará a ninguna persona sobre la cual penden 61 denuncias, en referencia a Pablo Abrao. La CIDH considera que esta posición de Almagro atenta contra la autonomía e independencia que poseen como órgano autónomo de la OEA. En enero de 2020, la CIDH decidió por unanimidad renovar el mandato de Abrao para el periodo 2020-2024.

Lea: La posición de la CIDH con relación al proceso de renovación del período del secretario ejecutivo y el atentado contra su independencia

Almagro señala en el comunicado, que algunas de las denunciadas adjudicadas a Abrao están vinculadas con conflictos de interés, tratos diferenciales, retrocesos graves en la transparencia de los procesos, retaliaciones y violaciones al código de ética, impunidad para denuncias de acoso sexual, entre otras.

“Más allá de la presunción de inocencia es desconocer la gravedad que tienen estos hechos y que la CIDH tuvo más de un año para materializar esa presunta inocencia trasladando lo informado por la Ombudsperson a las instancias de la OEA correspondientes. Por el contrario, los Comisionados luego de ser informados al respecto, incluso por mi persona, en lugar de buscar el más pronto esclarecimiento de los hechos denunciados, procedieron en forma prácticamente inmediata a expresar su voluntad de renovar por un nuevo período al entonces Secretario Ejecutivo. Cabe decir que el proceso llevado adelante por la ombudsperson fue largo y transparente dado que mantuvo permanentemente informada a la CIDH al respecto”, agregó en su comunicado, el secretario general de la OEA.

Por su parte, Michelle Bachellet, alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) solicitó a la OEA poner fin a la crisis abierta con la CIDH, en relación a la dirección ejecutiva de esta última. Bachelet, también señaló que deberían garantizar “la independencia, autonomía y eficacia" del órgano especializado en derechos humanos.

Luis Almagro, criticó en su comunicado a organismos que también defienden derechos humanos como OACNUDH, HRW, Amnesty, CEJIL y dijo que “desconocen derechos laborales básicos de trabajadoras y trabajadores para garantizarles la posibilidad de trabajar libres de acoso. Respuestas corporativas y negacionistas no es la mejor manera de dar justicia ni de garantizar los derechos humanos”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa