Obstáculos e intimidaciones no detuvieron marcha contra El Canal

Compartir:

Por Julio López / julio@ondalocal.com.ni

La marcha por el ambiente y en rechazo a El Canal Interoceánico, realizada ayer en el municipio de Matiguás, Matagalpa, no fue masiva como las dieciocho marchas anteriores. Sólo anunciarla, causó el ruido suficiente a tal punto que el Frente Sandinista convocó a una contra marcha.

El municipio de Matiguás ha sido bastión de la oposición. El gobierno lo sabe y no escatimó recursos para montar su contra marcha en horas de la tarde e impedir que la población se movilizara en contra de El Canal. Colocaron dos retenes policiales, en la entrada y salida de Matiguás. En el puente de Paso Real, en uno de los retenes, los oficiales requisaban los vehículos y preguntaban si llevaban armas. La energía eléctrica fue suspendida toda la mañana, lo que obligó a los organizadores de la marcha de la mañana a usar una planta eléctrica para garantizar sonido.

Unas quinientas personas marcharon a favor del ambiente y en contra de El Canal. Salieron de la gasolinera de este municipio y recorrieron casi todas las calles del casco urbano del municipio. “Pueblo, únete” era una de las consignas que vitoreaban. Mucha gente se asomaba por las ventanas y las puertas y mediante gestos expresaban su respaldo a la marcha contra El Canal.

“¿Qué le dice el pueblo a Ortega?, la patria no se entrega”, se escuchaba reiteradamente, mientras la marcha avanzaba bajo el inclemente sol.

Pablo Ramos, del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, denunció que en la Colonia La Fonseca en el municipio de Nueva Guinea, enfrentaron la “invasión de unas cincuenta camionetas llenas de elementos gubernamentales. Se presentaron a La Fonseca, queriendo penetrar por la fuerza. Es una brigada de concientización a los campesinos, llegaron diciendo que El Canal es una obra de maravilla, que va a cambiar sus vidas en el ámbito económico”.   

Según Ramos, han llegado disfrazados de brigadistas de salud y de estudiantes universitarios. “El argumento, es facilitar a la gente recetas de salud. Andan como brigadas médicas. Andan como estudiantes de la UCA, ofreciendo becas, ofreciendo muchas cosas. Pero, sabemos bien que son agentes encubiertos del gobierno que se prestan al juego del dictador para hacer creer a la gente que El Canal Interoceánico traerá beneficios”.   

Agregó que se trata de una nueva estrategia del gobierno. “Primero llegaron los chinos midiendo y censando nuestras propiedades, sin dar una explicación previa al respecto. Es una violación a los derechos de los campesinos, llegarles a medir sus propiedades sin consentimiento, más bien les quitaba su escritura y les tomaban el código y el número. Ya hay gente enferma psicológicamente porque el artículo 12 de la Ley 840, habla explícitamente del proceso de expropiación”.

La Fonseca y La Unión, nuevamente militarizados

Pablo Ramos, también denunció la re-militarización de la Colonia La Fonseca y El Distrito de la Unión. “Hoy (ayer) están militarizando la Colonia La Fonseca. Hay más antimotines, hay más militares, hay más presión; pero también nuestro pueblo se ha desmoronado hacia ese lugar… En el Distrito de La Unión se están acercando caravanas de camionetas con antimotines, policías, miembros del ejército, pero también nuestro pueblo ya tiene un tranque ahí…”.  

Reafirmó su rechazo a la Ley 840, porque no se trata sólo de hacer una zanja, de dividir Nicaragua, de destruir el corredor biológico mesoamericano, también de una lesión jurídica a la Constitución Política de Nicaragua.    

Octavio Ortega, Coordinador del Consejo en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, dijo que lo que andan haciendo “es una campaña de intimidación y de miedo para que nosotros no nos sigamos movilizando en contra de El Canal. Nuestra lucha, no es por el precio de nuestras propiedades, porque no están en venta. No queremos que el Lago de Nicaragua sea destruido. Estamos en contra de la Ley 840 y nos vamos a oponer hasta las últimas consecuencias. Las torturas y las carceleadas no nos han doblegado”.  

Por su parte, Azahalea Solís dijo que en la historia de Nicaragua, no existe una Ley tan odiosa, tan  oprobiosa, tan vende patria y tan dañina a los intereses de los nicaragüenses como la ley 840. “Es una Ley que sencillamente regaló Nicaragua a un extranjero. Tenemos una historia de lucha por nuestra soberanía, de siglos. ¿Vamos a permitir que Nicaragua, no sea de los nicaragüenses? Jamás vamos a permitir eso. Vamos a luchar de norte a sur, de este a oeste para que Nicaragua vuelva a ser República, porque Nicaragua es de los nicaragüenses” manifestó en el acto de cierre de la caminata.     

Octavio Ortega: Inicio de obras menores del canal, otra mentira

Para Octavio Ortega, el inicio de las obras menores para dar paso a la construcción de El Canal Interoceánico,  es otra mentira del gobierno de Nicaragua. “No ha iniciado nada en Brito, ha sido pura mentira lo del inicio de El Canal. A nosotros, nos consta porque antier anduvimos en esa área. Más bien, la maquinaria que llegó alquilada ya salió de regreso. No hay nada en Brito”.    

Wendy Puerto, de la Unión Demócrata Cristiana (UDC) a su vez recordó el 148 aniversario del natalicio de Rubén Darío, compartiendo una composición de la frase célebre de Rubén Darío “Si la patria es pequeña, uno grande la sueña, sin chinos en ella”.   

Contra marcha fue con todo

Mientras la gente se empezaba a concentrar para participar en la marcha contra El Canal, un altoparlante, ubicado en el zonal del Frente Sandinista de Matiguas, invitaba a la contra marcha por los ochos años de “buen gobierno” y en “respaldo al proyecto del Gran canal de Nicaragua”, que al final se convirtió en acto conmemorativo del 148 aniversario del nacimiento de Rubén Darío. Pareciera que la frase leída por Wendy Puerto, también les causó ruido.    

“Estimadas familias de  Matiguás, el Frente Sandinista les convoca a participar en la gran marcha de celebración de los ocho años del buen gobierno del comandante Daniel ortega y la Compañera Rosario Murillo. Ratificamos nuestro respaldo al proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua. Este domingo dieciocho de enero, saldremos del cementerio municipal hacia las principales calles de Matiguás, a partir de la una de la tarde. Dios bendiga El Canal”, decía la invitación.  

A la una de la tarde, con la energía eléctrica reestablecida -una vez concluida la marcha de la mañana-, caravanas de trabajadores de entidades públicas y de las alcaldías municipales del departamento de Matagalpa, así como simpatizantes del partido de gobierno, llegaban al punto de concentración. Para esta contra marcha no hubo retenes policiales, pero sí resguardo y uso de recursos y de bienes públicos.      

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa