La Policía Orteguista no “encontró” rastros de explosivos en la Catedral de Managua

Compartir:

La Policía Orteguista informó a través de una nota de prensa que el equipo que investiga el incendio en la Catedral Metropolitana de Managua no encontró residuos de pólvora artesanal, sustancias explosivas, ni acelerante tipo hidrocarburo (gasolina, diésel, kerosene o thiner) en muestras de material combustionado. Asimismo, descartó la ocurrencia de cortocircuito o recalentamiento del sistema eléctrico, como fuente de inicio del fuego. Según la policía, encontró en el lugar un atomizador plástico con alcohol volátil y de fácil combustión, dejando entrever que fue esta la causa del incendio. ¿Cómo es posible que el plástico no se haya quemado durante el incendio?, cuestinan en redes sociales. 

La cúpula donde se encontraba la Capilla de la Sangre de Cristo en Catedral Metropolitana de Managua quedó calcinada, luego de la detonación de una bomba, seguida de un incendio.

Alba Ramírez, testiga de los hechos, dijo que un encapuchado ingresó a las instalaciones de la Catedral, feligreses que se encontraban dentro, lo miraron sospechoso, por lo que le preguntaron hacia donde se dirigía y este respondió: “Vengo a la Sangre de Cristo”. Notaron que la persona portaba algo en las manos y al pasar los minutos vieron que los trabajadores de Catedral estaban corriendo, “…ya no pudimos hacer nada, las llamas habían invadido el lugar”, manifestó Ramírez.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, describió este hecho como un acto de sacrilegio y profanación totalmente condenable. Al respecto, el Cardenal Leopoldo Brenes asegura que se trató de un acto terrorista y planificado con mucha calma.

Rosario Murillo en su acostumbrado discurso de mediodía, aseguró que las veladoras encendidas entorno al lugar fueron las que provocaron el siniestro. “Existencia de veladoras en el entorno de la Sangre de Cristo se comprobó. Son las veladoras que encienden los feligreses que buscamos siempre como pagar promesas a nuestros Santos, en este caso a Nuestra Sagrada Sangre de Cristo”, dijo Murillo.

Por su parte Vilma Núñez, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, aseguró que la libertad de culto es un derecho humano y que es inaceptable lo que está pasando desde hace varios días en las iglesias católicas. “…si las autoridades no proceden de inmediato, vamos a suponer que ellos están involucrados en estos actos, vamos a suponer que es una orden gubernamental si la policía no investiga a profundidad y encuentra a los criminales”, agregó.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa